Antonio Paniagua /

MADRIDT – El incendio de una fábrica de cemento a causa de la invasión de la colada de lava en La Palma obligó a ordenar nuevos confinamientos.

El incendio de una cementera arrasada por la lava confina a 3.000 vecinos
La fluidez de la lava ha hecho que se derrame y crezca la superficie afectada, que ha aumentado en un día cerca del 10%.

https://www.diariosur.es/sociedad/incendio-fabrica-cemento-20211011172631-ntrc.html#vca=web-push&vso=diariosur&vmc=VOLC%C3%81N_EN_LA_PALMA&vli=_

La medida trata de proteger la salud de unas 3.000 personas de las emanaciones de gases tóxicos almacenados en la planta.

La población encerrada, que se encuentra cerca de un polígono industrial del Callejón de la Gata, en Los Llanos de Aridane, permanecerá en sus casas hasta que se compruebe que la calidad del aire es buena y los afectados pueden hacer una vida normal.

El director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, aseguró que en las últimas horas la lava se ha vuelto bastante fluida, lo que ha hecho que aumente en cantidad y que provoque algunos desbordamientos respecto a la colada principal.

La dispersión se ha traducido en un crecimiento de la superficie afectada, que asciende ya a 591 hectáreas, lo que supone 65,33 más que la víspera. «Es un incremento notable, de más del 10%», informó Morcuende.

La anchura máxima sigue siendo de unos 1.520 metros. Las edificaciones afectadas por el vertido del volcán, según los datos del catastro, suman 753, de las que 620 son viviendas.

María José Blanco, directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, sostuvo que tras derrumbarse el lago de lava el pasado sábado después del desplome parcial del cono principal, las lenguas de fuego han avanzado sobre la parte norte de la colada principal, siguiendo una trayectoria hacia el oeste, en dirección al mar.

La distancia con relación al océano era a media tarde de tan solo 300 metros. Es posible que se forme un nuevo delta lávico o fajana en la zona de la Playa del Perdido, al norte de la plataforma que se ha creado con el aporte de material volcánico. Ayer continuaba produciéndose un gran número de terremotos, si bien se originaban a mucha profundidad, a más de 30 kilómetros. El más grande de los temblores ocurridos tuvo lugar en Mazo.

En cuanto a las superficies, Morcuende dijo que hay 150 hectáreas afectadas de cultivos, de las que 74,8 pertenecen a plataneras, 45,16 a viñedos y 8,78 a aguacateros.

Blanco, por su parte, ha afirmado que prosigue con normalidad la erupción volcánica, de tipo fisural y estromboliano, y con un índice de explosividad dos -sobre ocho-, y un cono original que va cambiando continuamente de morfología debido a su propia actividad.