Por Esteban Diaz Jaquez –

El día once de este mes de Julio se cumple el primer año del fallecimiento de Víctor López Morillo- Morillito- Cuya trayectoria de vida y luchas la gano meritoria recordación en el seno del movimiento revolucionario dominicano, en particular los que formamos parte del Partido de los trabajadores Dominicanos y su organización antecesora y gestora, la línea Roja del movimiento Revolucionario 14 de Junio.-

Nacido en 1942 en San Juan de la Maguana, desde sus años de adolescencia paso a residir con su familia en la romana donde se involucró en las actividades estudiantiles y en primeros contactos con los trabajadores del Central Romana.- Fue impactado, al igual que muchos jóvenes por el heroísmo de los combatientes de la Raza Inmortal y el martirio de las Hermanas Mirabal y Rufino de la Cruz; y prendieron en sus sentimientos y en su conciencia las palabras vibrantes de Manolo Tavares en sus históricos discursos del 14 de Junio de 1962 y 1963 frente al altar de la Patria.

El levantamiento armado emprendido por el 14 de junio de 1963 contra el golpe de estado que derroco al profesor Juan Bosch, encuentra al joven Morillito participando en las acciones de apoyo que se libraron en el Este del país, Cuando estalla la revolución constitucionalista el 24 de abril de 1965, Morillito se incorpora en la intrépida representación de combatientes de la región Oriental.

El 28 de Julio de 1968, López Morillo formo parte de los 31 cuadros medios y militantes del movimiento revolucionario 14 de junio que blandiendo como arma el documento criterios básicos y enarbolando la consigna. La rebelión se justifica iniciaron el camino de conformar la línea Roja, Organización revolucionaria cuya trayectoria impacto poderosamente el que hacer político y social de cientos de hombres y mujeres de nuestro pueblo.-

En cumplimiento de las orientaciones políticas y de las instrucciones de la línea Roja para el movimiento obrero y campesino, Morillito se trasladó a la comunidad de El Pino, provincia Dajabon, y allá convivio y dio activo respaldo a los campesinos que estaban enfrentando al poderoso terrateniente Alfonso Mera quien, desde finales de los años 40, venia acaparando extensos pinales, la principal riqueza del lugar.

Por esos tiempos fue asesinado en la citada provincia el dirigente revolucionario Henry Segarra, hecho de gran repercusión en todo el país.- Por largos años, Morillito conservo solidos vínculos con muchos campesinos que se destacaron en su lucha por la tierra y por el respeto de sus derechos laborales.

Pocos años después Morillito se trasladó a Villa González, provincia de Santiago de los caballeros comunidad productora de tabaco para dar apoyo a los tabaqueros, lo que incluyo la organización de los trabajadores del sector y las construcciones de instalaciones para el almacenamiento del producto.

Morillito, como cuadro experimentado por sus amplias relaciones sociales fue un participante destacado en las investigaciones económicas y sociales a partir de la cuales se elaboraron las tesis políticas y programáticas que fundamentaron las bases para la fundación del partido de los trabajadores Dominicanos.

Delegado al congreso de fundación del PTD estuvo presente cuando en las primeras horas de la noche del 21 de diciembre del 1980 se aclamaron las decisiones finales para dar nacimiento al nuevo partido con la nueva consigna: HA NACIDO EL PTD VIVA LA REVOLUCION.

Y cuando el 25 de enero de 1981 se celebró el acto de proclamación de PTD a casa llena, Morillito estuvo dentro del liderazgo de la masiva delegación cibaeña que concurrió a tan histórico encuentro junto con Antonio Adames, Guelo Reyes, Chichi Concepción, Pablo Alfonso Rosario, Enrique Pichardo, Mario Gratereauax, Carlos Rivas y otros destacados dirigentes de la época.

Miembro de la generación de la línea Roja y cuadro destacado del PTD, Morillito abandono sus históricas raíces. Al conmemorare este once de julio, el primer aniversario de su partida es ocasión para rendir tributo a su memoria.