Teclalibre Multimedios /
KIEV, Ucrania (AP) — Las autoridades ucranianas informaron el viernes que se han exhumado 436 cadáveres de una fosa común en la ciudad oriental de Izium, 30 de ellos con señales visibles de tortura.

El gobernador de la región de Járkiv, Oleh Synyehubov, y el jefe de la policía de la región, Volodymyr Tymoshko, dijeron a los periodistas en Izium que se han localizado otras tres fosas en zonas retomadas por las fuerzas ucranianas en una contraofensiva este mes.

Entretanto, las regiones ucranianas controladas por Moscú votaban el viernes en referéndums de adhesión a Rusia, según funcionarios prorrusos en esas zonas.

Las consultas orquestadas por el Kremlin, que Ucrania y Occidente califican de farsas sin ninguna fuerza legal, están consideradas un paso más hacia la anexión de los territorios por parte de Rusia.

Los referendos se celebran en las regiones de Luhansk, Jersón, Zaporiyia — controlada parcialmente por las tropas rusas — y Donetsk.

Casi con toda seguridad, la consulta, en la que se pregunta a los residentes si quieren que sus regiones formen parte de Rusia, favorecerá a Moscú. Esto daría al Kremlin un pretexto para reclamar que los intentos de las fuerzas ucranianas por recuperar el control de esos territorios son ataques contra la propia Rusia, lo que provocaría una drástica escalada en una guerra que dura ya siete meses.

Los referendos se producen luego de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó una movilización parcial de reservistas que sumaría unos 300.000 efectivos a las tropas rusas en combate. Las votaciones durarán cinco días, hasta el martes de la próxima semana.

Coincidiendo con el inicio de las votaciones, las redes sociales rusas se llenaron de imágenes dramáticas de familias emocionadas despidiendo a los hombres que partían a los centros de movilización. Por su parte, activistas rusos contrarios a la guerra planeaban más protestas contra el reclutamiento.

Por motivos de seguridad, durante los cuatro primeros días, las autoridades electorales llevarán las boletas a las casas e instalarán centros de votación improvisados cerca de edificios residenciales, de acuerdo con los funcionarios nombrados por Rusia en las regiones ocupadas. El martes será el único día en que el proceso se desarrollará de forma habitual.

En Rusia también se habilitaron centros de votación para los refugiados de las regiones ocupadas.

Denis Pushilin, líder separatista de las autoridades prorrusas en la región de Donetsk, dijo que el referendo del viernes era “un hito histórico”.

En comunicado a las regiones ocupadas el viernes, Vyacheslav Volodin, presidente de la cámara baja del parlamento ruso, la Duma Estatal, dijo: “Si deciden formar parte de la Federación Rusia, los apoyaremos”. Su homóloga en la cámara alta, Valentina Matviyenko, apuntó que los residentes llamados a las urnas votaban “la vida o la muerte”.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, mencionó brevemente los “falsos referendos” en su discurso nocturno, en el que pasó del ucraniano al ruso para dirigirse a los ciudadanos del país vecino y decirles que están siendo “arrojados a la muerte”.

“Ya son cómplices de todos estos crímenes, asesinatos y torturas de ucranianos”, indicó. “Porque han guardado silencio. Porque guardan silencio. Y ahora es el momento de elegir. Para los hombres en Rusia, se trata de una elección de vida o muerte, de convertirse en un lisiado o de seguir sano. Para las mujeres en Rusia, la elección es perder a sus esposos, hijos y nietos para siempre, o seguir tratando de protegerlos de la muerte, de la guerra, de una persona”.

Las consultas tienen como telón de fondo los incesantes combates en Ucrania, donde ambos bandos intercambian ataques ante su negativa a ceder terreno.