PANAMÁ.-  El expresidente panameño Ricardo Martinelli dijo este martes que el juicio en su contra por presuntos cobros de sobornos de la brasileña Odebrecht está «amañado», y afirmó ante una multitud estar dispuesto a que le «corten los huevos» si se demuestra su culpabilidad

«Puedo decir que me corten los huevos si hay un real que me involucre a mí ahí, es puro bochinche (rumor)», dijo Martinelli ante varios cientos de seguidores que marcharon en su apoyo hasta la Corte Suprema de Justicia, en Ciudad de Panamá.

«Esto es un juicio amañado», agregó entre vítores, aplausos y la algarabía de sus acólitos el expresidente (2009-2014).

Las declaraciones de Martinelli se producen después de que el pasado viernes la Fiscalía Especial Anticorrupción pidiera, durante una audiencia preliminar, enjuiciarlo por presunto blanqueo de capitales para Odebrecht.

Según la vista fiscal, Martinelli habría recibido, mientras gobernaba, presuntos sobornos de la constructora a través de sociedades pantalla y de una de sus empresas.

La investigación «deja claro que Martinelli tenía pleno conocimiento de la procedencia ilícita de los dineros que estaba recibiendo» de Odebrecht, según la fiscalía.

Además, «existió toda una estructura ilícita conformada por Martinelli, quien tenía pleno conocimiento de las actividades ilícitas que llevaba a cabo la empresa Odebrecht para cumplir con las coimas solicitadas dentro de su gobierno», añade la acusación.

En 2016, Odebrecht se declaró culpable ante un tribunal estadounidense de haber distribuido más de 788 millones de dólares en sobornos a responsables gubernamentales, funcionarios y partidos políticos, sobre todo de América Latina.

En Panamá, la empresa reconoció haber pagado 59 millones de dólares en sobornos a cambio de la adjudicación de contratos para la construcción de obras públicas.

Los hijos del expresidente, Ricardo y Luis Enrique Martinelli, están encarcelados en Estados Unidos tras declararse culpables de recibir 28 millones de dólares en coimas de la multinacional brasileña mientras su padre era presidente del país.

Durante el juicio, llevado a cabo en Nueva York, la defensa culpó a Ricardo Martinelli padre de haberles inducido a cometer los delitos, por los que fueron condenados a tres años de cárcel.

Además, varias confesiones de antiguos directivos de la empresa brasileña, una de las principales adjudicatarias de obras públicas de infraestructura en el país, también señalaron al expresidente.

Sin embargo, Martinelli, insiste en que todo se trata de una «persecución política» para evitar que pueda presentarse a las elecciones de 2024.

Por el caso Odebrecht, la fiscalía también ha solicitado juicio para el también expresidente Juan Carlos Varela y varios exministros.