Teclalibre Multimedios /

BEIJING (AP) — Siete personas murieron en un torrente de agua que se abatió río abajo en un popular lugar de ocio tras las lluvias en zonas de montaña en el suroeste de China, según dijeron las autoridades el domingo.

Trabajadores y voluntarios se movilizaron para instar a la gente a desalojar la zona tras recibir un aviso de aguaceros inminentes en torno a las 14:40 del sábado, según dijo el servicio de emergencias en la ciudad de Pengzhou.

En videos compartidos en medios sociales se veía a gente corriendo para huir, pero algunos se vieron arrastrados por el torrente unos 50 minutos más tarde, a las 15:30.

Un hombre que estaba en el lugar dijo que varias personas habían sido arrastradas, incluidos algunos niños, cuando el caudal de agua en las zonas bajas del río aumentó de pronto en apenas 10 o 20 segundos, según la emisora estatal China National Radio.

El gobierno de la ciudad de Chengdu informó el domingo de siete muertos y tres hospitalizados con heridas menores. Pengzhou es un destino turístico unos 70 kilómetros (45 millas) al norte de Chengdu, la capital de la provincia de Sichuan.

Un video mostraba cómo una persona varada en un pequeño promontorio era rescatada en un helicóptero que descendió tanto sobre el agua que la persona pudo trepar a la puerta.

En otros lugares de China, las intensas lluvias inundaron el sábado la calles en la ciudad noroccidental de Xining. Se esperaban lluvias de intensas a torrenciales en el nordeste desde el domingo al lunes por la tarde, con previsiones de entre 10 y 18 centímetros (de 4 a 7 pulgadas) de agua en zonas de las provincias de Liaoning y Jilin.

Una ola de calor golpeaba buena parte del sur de China, y se esperaba que las máximas el domingo oscilaran entre los 35 y los 39 grados Celsius (de 95 a 102 Fahrenheit) y posiblemente superasen los 40 grados Celsius (104 Fahrenheit) en lugares como Shanghái.

La provincia de Jiangsu advirtió que las temperaturas en la superficie de las carreteras podrían llegar a 72 grados (162 Fahrenheit), lo que aumentaba el riesgo de pinchazos, según la televisora estatal CCTV.