Teclalibre Multimedios /

La creación de biocombustibles implica un poco de magia de la naturaleza. Un catalizador, como el óxido de metal de transición mixto, permite una reacción química que transforma los desechos agrícolas o una materia prima renovable similar en biocombustible limpio capaz de impulsar vehículos, aviones, barcos y otros motores.

Si bien los catalizadores son los magos en ese proceso, naturalmente se desactivan, o dejan de funcionar, a diferentes velocidades con el tiempo y reemplazarlos es costoso.

Un equipo de investigación del Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico investigó cómo el potasio en las materias primas de biomasa envenena un catalizador. En última instancia, encontraron que el envenenamiento por potasio podría mitigarse sustancialmente con un método de regeneración desarrollado, un proceso de lavado con agua, que puede eliminar con éxito la mayor parte del potasio cargado, restaurando más del 90 por ciento de las actividades catalíticas.

Su descubrimiento, financiado en parte por la Oficina de Tecnología de Bioenergía del Departamento de Energía de EE. UU. (BETO), permitió a los investigadores comprender mejor la salud y la regeneración del catalizador durante la conversión de materias primas en biocombustibles y bioproductos.