lenouvelliste.es /

Una persona muerta y otras tres heridas en la frontera haitiano-dominicana el viernes 5 de agosto de 2022. Este incidente ocurrió luego de una discusión entre un haitiano llamado Immercher TheolyVilasky Cherenfant, alias Tiremon, de 35 años, y un guardia dominicano. Discusión que se convirtió en pelea.

Según testigos en el lugar, la víctima quería transportar un generador en una motocicleta desde Pedernales para abastecer su taller de soldadura en Anse-à-Pitres. Los guardias fronterizos dominicanos objetaron que la víctima llevara el generador.

Entonces estalló una pelea. El soldado disparó a quemarropa con su rifle calibre 12 y alcanzó a la víctima en el lado derecho del pecho, y en la misma ocasión otras dos personas: Pierre Lucson, de 28 años, y Ficidar Wiscel, también fueron baleadas y trasladadas a el hospital de Pedernales.

«El agujero perforado por el proyectil en el pecho del muerto deja ver su pulmón dentro de su cuerpo», informó al Nouvelliste el juez de paz de la comuna, Marc Anglade Payoute.

En respuesta, la población de Anse-à-Pitres tomó como rehenes durante unas horas a dos ciudadanos dominicanos que trabajaban en la frontera para el ayuntamiento de Anse-à-Pitres. Se manifestó para exigir justicia para las víctimas, muy ácida hacia el Estado haitiano que, según ella, desatiende al país a tal punto que las víctimas lesionadas de la guardia dominicana se ven obligadas a viajar a República Dominicana para recibir la atención que necesitaban su caso, porque Anse-à-Pitres no tiene hospital y su centro de salud está mal equipado.

La frontera de Anse-à-Pitres experimentó un día muy agitado después de este incidente; la población estaba muy enfadada con los guardias dominicanos.