ABC -PorJaime Santirso /

Aeronaves chinas dispararon varios misiles mientras sus tropas bloquean el perímetro de la isla siguiendo el modelo de una hipotética invasión /
EE.UU. vs. China: ¿quién tiene el Ejército más potente del mundo?

China ya dispara sus misiles hacia Taiwán. Estos lanzamientos forman parte de unas maniobras de intensidad sin precedentes, con las que el régimen pretende responder a la histórica visita de Nancy Pelosi concluida ayer.

Las tropas chinas se han desplegado alrededor de la isla imponiendo un bloqueo de facto, en una alarmante escalada a medida que la hostilidad entre las dos primeras potencias mundiales adquiere un cariz militar.

Nancy Pelosi: «EE.UU. no abandonará a Taiwán frente a China»

El Comando del Teatro Este del Ejército Popular de Liberación (EPL) ha anunciado este mediodía, hora local, la eyección de los primeros proyectiles.

Estos «han alcanzado los resultados esperados», ha señalado el organismo por medio de un comunicado oficial sin ofrecer más detalles al respecto.

Los ensayos, iniciados a primera hora de hoy, continuarán hasta el domingo y emplearán efectivos aéreos y navales, así como armamento convencional y de largo alcance.

Dichos ejercicios ocuparán seis áreas alrededor de la isla, invadiendo aguas territoriales taiwanesas, en algunos casos a apenas 16 kilómetros de la costa. Esta actividad sigue el modelo de una hipotética invasión, que requeriría uno de los mayores asaltos anfibios de la historia, y en la que una de las prioridades de las fuerzas armadas chinas consistiría en cortar la comunicación de Taiwán con el resto del mundo, tal y como sucede desde hoy.

Las fuerzas de Taipei permanecen en posición de combate y reacionarán de acuerdo a los movimientos del enemigo, en coordinación con EE.UU. y otros países aliados

Al menos un par de drones chinos sobrevolaron en la noche de ayer las islas Kinmen, el territorio bajo control taiwanés más cercano al continente, según ha revelado hoy el ministerio de Defensa de la isla. La institución ha reiterado que sus fuerzas permanecen en posición de combate y reaccionarán de acuerdo a «los movimientos del enemigo» en coordinación con Estados Unidos y otros países aliados.

El Gobierno de Taiwán también ha llamado a las empresas de la isla a fortalecer sus protocolos de ciberseguridad, después de reiterados ataques digitales dirigidos contra los portales oficiales del ministerio de Defensa, el de Exteriores y la Oficina Presidencial.

Mientras tanto, el portaviones estadounidense USS Ronald Reagan prosigue con sus operaciones en aguas al sur de la isla. «El USS Ronald Reagan y su grupo de ataque está en marcha en el Mar de Filipinas, continuando con el programa ordinario programado como parte de su rutina de apoyo a un Indo-Pacífico libre y abierto», afirmaba un portavoz de la Séptima Flota Marina en declaraciones recogidas por la agencia ‘Reuters’. Un avión de patrulla marítima y un helicóptero antisubmarino han sido identificados también en su proximidad.

«No os abandonaremos»
China trata así de emitir un mensaje de fortaleza tras el viaje oficial de la presidenta de la Cámara de Representantes, la mayor autoridad norteamericana en pisar la isla en un cuarto de siglo.

El régimen debe ahora demostrar a qué se refería cuando en días precedentes amenazaba con «medidas serias y contundentes» o «desastrosas consecuencias que pondrían en riesgo la prosperidad y el orden mundial». Durante una conversación telefónica mantenida la semana pasada, Xi Jinping llegó a advertir a Joe Biden que «quien juega con fuego se quemará».

China considera a la isla autogobernada una provincia rebelde y nunca ha renunciado a recurrir a la fuerza para someterla. Estados Unidos, por su parte, está comprometido a acudir en auxilio de Taiwán, un pacto que Pelosi reiteró ayer durante su encuentro personal con la presidenta Tsai Ing-wen. «Nuestra delegación ha venido para dejar totalmente claro que no abandonaremos a Taiwán. (…) Ahora más que nunca, la solidaridad de América resulta crucial, y ese es el mensaje que traemos hoy aquí», proclamó, antes de despedirse expresando el deseo de que su visita anime a otros mandatarios internacionales a seguir sus pasos.

Un mar con demasiados dueños: la tensión oceánica entre China y Taiwán
Un mar con demasiados dueños: la tensión oceánica entre China y Taiwán
ANGEL LAVÍN CASTRO
La consultora ‘Eurasia’ incidía ayer a través de un informe que «los simulacros del EPL suponen una escalada, ya que ningún ejercicio militar chino o disparo de misiles tuvo lugar en aguas territoriales taiwanesas en 1995 y 1996».

La crispación en la zona no alcanzaba cotas similares desde aquellos años, motivada entonces por la tercera Crisis del Estrecho. «Los ensayos de misiles probablemente implicarán, aunque no necesariamente, el disparo de misiles sobre Taiwán por primera vez. Sin embargo, estas maniobras son más señales performativas que preparativos para la guerra». Verídica o no, la violenta escenificación continúa.