El expresidente de la República, doctor Leonel Fernández, afirmó aquí que independientemente de las voces en conflicto que se han levantado en torno a la pertinencia, eficacia y transparencia de los criptomercados, la aparición de las tecnologías de blockchain y de FinTech, han contribuido a impulsar la actual revolución financiera global.

El ex jefe de Estado hizo el planteamiento en el discurso con que dejó formalmente abierto el Tercer Foro Global Casa de Campo, en el que expertos locales e internacionales, en tres distintos paneles, reflexionan acerca de la disrupción del sector financiero; de la próxima generación de la banca, y de la potencial creación de activos digitales en la República Dominicana.

«El dinero está inmerso en una evolución constante. Nos dirigimos hacia el futuro del dinero, al igual que a profundas transformaciones en el marco de la arquitectura financiera internacional», señaló Fernández.

En su ponencia, el exmandatario esbozó la trayectoria del dinero desde su surgimiento, hace miles de años, hasta la fecha, destacando, de paso, las perspectivas futuras de este recurso de alcance global.

«El dinero no siempre ha existido como lo conocemos hoy. Es el resultado de una larga evolución en el tiempo. Se estima que entre 15 mil y 9 mil años antes de Cristo se empleaban granos de trigo y de cebada, piedras y ganado, como trueque o medio de intercambio de mercancías», explicó.

Sostuvo que hubo de transcurrir cerca de 12 mil años después del trueque, para que en la Mesopotamia, 2 mil 500 años antes de Cristo, se emplearán metales preciosos, como el oro, la plata, el bronce y el cobre, para comprar, vender o intercambiar bienes y servicios.

Fernández narró que luego del uso de los metales preciosos como medio de canje, transcurrieron, a su vez, cerca de 2 mil años más para que se produjera el nacimiento de las monedas, siendo alrededor del año 600 antes de Cristo que se acuñaron las primeras monedas en lugares tan distintos como Turquía, China e India.

«Para que el papel moneda apareciera y fuera aceptado, la humanidad tuvo que hacer otra larga espera, hasta el siglo VII de la Era Cristiana, esto es, más de mil 300 años, cuando en China surgió esa nueva forma de intermediación financiera», indicó.

Dijo que, sin embargo, el uso oficial, del papel moneda tuvo que esperar 400 años más, porque los usuarios no podían comprender cómo un simple pedazo de papel podía tener el mismo valor que un lingote de oro.

Resaltó que después de miles de años para que la humanidad se adaptase al uso del dinero como medio para la realización de transacciones, surgieron otras modalidades de dinero, como el cheque, la nota provisoria, el pagaré, las acciones, los bonos; y más recientemente, la tarjeta de crédito y el pago electrónico.

El tema de las criptomonedas

En su ponencia, Fernández destacó que «ahora, lo que está en debate es si nos aproximamos al fin del dinero, tal como lo conocemos», destacando que ya en países como Suecia y China, el uso del efectivo físico está en declive.

Se refiere a las criptomonedas o monedas digitales, de las cuales se estima hay miles, entre las cuales se destacan Bitcoin, Ethereum, Dogecoin y Tether.

«Cada vez se utiliza el iPhone con más frecuencia para hacer pagos electrónicos y el uso del dinero convencional se ha ido convirtiendo en algo anticuado o anacrónico», sostuvo.

«Así pues, todo parece indicar que nos encontramos en los albores de una nueva revolución financiera en la que la naturaleza del dinero tiende a transformarse», subrayó Fernández