Teclalibre Multimedios /

(DW) / Al menos 188 personas murieron, 120 resultaron heridas y otras 12 fueron reportadas como desaparecidas entre abril y mayo pasado, debido de la guerra entre las bandas armadas que se disputan el control de la capital haitiana, informó el lunes (01.08.2022) la Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití (BINUH).

El organismo expuso que entre el 24 de abril y el 16 de mayo de este año 92 civiles fueron asesinados, 96 miembros de las bandas murieron en los enfrentamientos y unas 120 personas resultaron heridas de bala.

«Aunque Puerto Príncipe ha visto un fuerte aumento de la violencia armada desde 2018, el número de enfrentamientos en estas comunas ha sido extremadamente pesado y rara vez se ha documentado en un período de tiempo tan corto en la historia reciente del país», informó la BINUH en un comunicado.
La oficina de la ONU en Haití dijo, además, que también se han denunciado decenas de casos de violencia sexual, y que casi 16.000 personas se vieron obligadas a huir de sus hogares para refugiarse en lugares improvisados o con familiares.

«Armados con rifles de asalto, pero también con machetes y bidones de gasolina, estas bandas no perdonaron a nadie. Mujeres y niños de apenas un año fueron ejecutados en sus casas y sus cuerpos quemados. Niños de unos diez años, acusados de dar información a grupos rivales, fueron tiroteados en lugares públicos», dice el informe.

Asimismo, mujeres y niños, algunos de ellos menores de 10 años, fueron violados en grupo en sus casas y barrios. Las bandas utilizan la violación como arma para aterrorizar y vengarse de la población.

Los grupos responsables de estos crímenes son las bandas identificadas como Chen Mechan y 400 Mawozo y sus respectivos aliados, el G9 en famille et alliés o G-9 y el «G-Pèp».

Estas alianzas no son nuevas, ya que se convirtieron en un problema importante durante el gobierno del presidente Jovenel Moise, asesinado en julio de 2021.

Al menos siete bandas participaron en los enfrentamientos de abril y mayo. Por los relatos de testigos y el tipo de lesiones de las víctimas, se cree que algunas bandas usan rifles de asalto.