Teclalibre Multimedios /

WASHINGTON (AP) — La Casa Blanca criticó el lunes la retórica de Beijing sobre una posible visita de la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi a Taiwán, y prometió que Estados Unidos “no morderá el anzuelo ni hará despliegues de fuerza” y que no tiene interés en aumentar las tensiones con China.

John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, señaló que la decisión de visitar la isla autónoma que China reclama como propia era en última instancia de Pelosi. Comentó que los miembros del Congreso han visitado habitualmente Taiwán a lo largo de los años.

Kirby dijo que funcionarios del gobierno están preocupados de que Beijing pueda utilizar la visita como una excusa para emprender medidas de provocación, incluidas acciones militares como disparar misiles al estrecho de Taiwán o alrededor de Taiwán, incursiones en el espacio aéreo de Taiwán y la realización de ejercicios navales a gran escala en el estrecho.

“En pocas palabras, no hay ninguna razón para que Beijing convierta una posible visita coherente con la política estadounidense en una especie de crisis o la utilice como pretexto para aumentar la actividad militar agresiva en el estrecho de Taiwán o en sus alrededores”, dijo Kirby.

Pelosi sostuvo conversaciones con funcionarios de Singapur el lunes, en el comienzo de su gira por Asia.

Aunque no ha habido anuncios oficiales, los medios de comunicación locales de Taiwán informaron que Pelosi llegará el martes por la noche, lo que la convertirá en la funcionaria estadounidense de más alto rango en visitar el país en más de 25 años. El United Daily News, el Liberty Times y el China Times —los tres periódicos más importantes de Taiwán— citaron fuentes no identificadas según las cuales Pelosi llegaría a Taipéi después de visitar Malasia y pasaría la noche allí.

Las conversaciones sobre esta visita han desatado la furia de China, que considera a Taiwán como su propio territorio y ha advertido repetidamente sobre las “graves consecuencias” que tendría el supuesto viaje.

“Si Pelosi insiste en visitar Taiwán, China tomará medidas firmes y decididas para defender su soberanía e integridad territorial”, dijo en Beijing el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, sin dar detalles.

“El que juega con fuego se quema”, dijo Zhao. “Queremos advertir una vez más a Estados Unidos que estamos totalmente preparados para cualquier eventualidad y que el EPL nunca se quedará de brazos cruzados”, aseveró, utilizando las siglas del Ejército Popular de Liberación, el ejército de China.

El presidente chino Xi Jinping también advirtió a Estados Unidos que no se entrometiera en las relaciones de Beijing con la isla en una llamada telefónica la semana pasada con el presidente Joe Biden.