A pocas horas del diálogo telefónico que mantuvieron los presidentes de China, Xi Jinping, y de Estados Unidos, Joe Biden, donde hablaron de una futura cumbre presencial y el mandatario oriental advirtió al estadounidense no «jugar con fuego» por Taiwán, el pasado viernes la Cancillería china amplió las palabras de su mandatario al señalar que si Washington desafía esa línea roja «será enfrentado con firmes contramedidas».

En Taiwán, crece el temor a una eventual invasión china frente al incremento de los ejercicios militares, una posibilidad desmentida hasta ahora por Beijing. Mientras tanto el gobierno chino acusa a EEUU de alentar a sectores independentistas taiwaneses.