SANTO DOMINGO.- La Asociación de Representantes, Agentes y Productores Farmacéuticos, Inc. (ARAPF), está llamando la atención sobre el comercio ilícito de medicamentos falsificados, contrabandeados, adulterados y reetiquetados en la República Dominicana y asegura que continúa siendo uno de los mayores dolores de cabeza del país.

Esta práctica ilegal afecta la salud de miles de personas que los consumen e impacta negativamente en el desarrollo económico del territorio nacional. Las autoridades, durante los últimos años, han realizado arduas labores con miras a reducir la actividad, pero todavía presenta oportunidades de mejora.

De acuerdo con datos suministrados por la Procuraduría Especializada de Crímenes y Delitos contra la Salud (PEDECSA), en los últimos 20 años, se han realizado alrededor de 300 operativos donde se incautaron medicamentos y aparatos o dispositivos médicos de dudosa procedencia, con un valor aproximado de $1,700 millones de pesos dominicanos. Lo anterior, es una muestra de que todavía existe amplia demanda para el comercio ilícito de medicamentos, por lo que se necesitan acciones adicionales de cara a concientizar al consumidor respecto a los daños.

ARAPF, como abanderado de esta lucha desde hace más de 40 años, llama a la atención a las autoridades y a la sociedad dominicana sobre esta problemática y busca ampliar la conversación sobre el impacto negativo que podría tener el consumo de este tipo de medicamentos para la salud.

Cabe resaltar que, en momentos sensibles para la economía mundial y nacional, el comercio ilícito de productos, incluyendo la industria farmacéutica, es un cáncer para el desarrollo del país. Según datos del Ministerio de Industria y Comercio, la República Dominicana deja de percibir alrededor de US$50,000,000 al año por prácticas como el contrabando, falsificación, adulteración de productos y evasión fiscal.

Ante esto, ARAPF insta a las autoridades a mantener una alianza público-privada colaborativa donde ambos sectores unan fuerzas en las labores operativas, con miras a visualizar un futuro donde no se pueda reducir el comercio ilícito de medicamentos.

La Asociación de Representantes, Agentes y Productores Farmacéuticos, Inc. (ARAPF), fue creada hace más de 70 años con la finalidad de agrupar y representar a las empresas del sector, así como promover la constante actualización y mejoramiento de la actividad farmacéutica en la República Dominicana, colaborando con el desarrollo del país, especialmente en el ramo de la salud. Desde su fundación, ARAPF ha convocado al sector salud para luchar contra el comercio ilícito de medicamentos, aunando esfuerzos con las autoridades dominicanas y a través de sus asociados ser proveedores de productos de alta calidad para garantizar el bienestar de los dominicanos.

En el desarrollo del comercio farmacéutico, ARAPF promueve la libertad de empresa, la libre competencia, el respeto al derecho de patente, y la práctica de la más elevada moralidad, y brinda su cooperación en los programas de salud diseñados por las autoridades nacionales.