Por ASTRID SUÁREZ –

(AP Photo / Jairo Cassiani) –

BUCARAMANGA, Colombia (AP) – Un grupo de monitoreo internacional acusó el miércoles a agentes de policía en Colombia de ser responsables de la muerte de 20 personas y otras acciones violentas contra manifestantes durante los recientes disturbios civiles, incluidos abusos sexuales, golpizas y detenciones arbitrarias.

Human Rights Watch dijo en un informe que tiene «pruebas creíbles» que indican que la policía mató al menos a 16 manifestantes o transeúntes con «munición real disparada con armas de fuego», mientras que otras tres personas murieron cuando la policía utilizó armas no letales. El informe dice que otra persona murió después de ser golpeada repetidamente.

“Estos brutales abusos no son incidentes aislados de oficiales deshonestos, sino más bien el resultado de fallas sistémicas de la policía colombiana”, dijo José Miguel Vivanco, director del grupo para las Américas. «Se necesita una reforma integral que separe claramente a la policía del ejército y garantice una supervisión y una rendición de cuentas adecuadas para garantizar que estas violaciones no vuelvan a ocurrir».

El informe presenta un panorama de violencia más generalizada de lo que han reconocido las autoridades colombianas. Dice que Human Rights Watch ha recibido “información creíble” que reporta un total de 68 muertes durante las protestas, 34 de las cuales pudo confirmar, incluidos dos policías.

El gobierno de Colombia ha informado de 18 muertes relacionadas con las protestas y dice que nueve más están bajo investigación. Mientras tanto, el defensor del pueblo de derechos humanos del país informó el lunes por la noche que había confirmado 58 muertes relacionadas con las protestas.

Miles de colombianos han acudido por todo el país a protestas mayoritariamente pacíficas contra la administración del presidente Iván Duque. Las protestas comenzaron debido a los aumentos de impuestos propuestos sobre los servicios públicos, el combustible, los salarios y las pensiones, pero se han transformado en una demanda general para que el gobierno haga más por los más vulnerables de la sociedad, como los pueblos indígenas y afrolatinos.

La administración retiró la propuesta tributaria pocos días después de que comenzaran las protestas, pero los disturbios han continuado y crecido a medida que surgieron informes de violencia policial, muertes y desapariciones.

Human Rights Watch dijo que su investigación sobre la respuesta policial a las protestas a nivel nacional que comenzaron el 28 de abril encontró que la mayoría de las víctimas fatales sufrieron lesiones en órganos vitales, incluida la cabeza y el pecho, que según los expertos “son consistentes con haber sido causadas con la intención de matar . »

El informe dice que entre los muertos a manos de la policía se encontraba Kevin Agudelo, quien falleció durante una manifestación pacífica el 3 de mayo en Cali, una ciudad del suroeste de Colombia que ha sido el epicentro de las protestas. Testigos dijeron que la policía antidisturbios disparó cartuchos de destello y gas lacrimógeno cuando los manifestantes bloquearon los autos en una rotonda, lo que provocó que varios manifestantes lanzaran piedad.

«Un testigo dijo que escuchó disparos que sonaban como munición real», dice el informe. “Dijo que Agudelo, que se había escondido detrás de un poste, luego corrió hacia él junto con otro manifestante. El testigo dijo que vio a un oficial de policía disparar a Agudelo desde una distancia corta. El otro manifestante también resultó herido, dijo. Human Rights Watch revisó tres videos que parecen ser consistentes con los relatos de los testigos, en los que se ve a Agudelo acostado junto al manifestante herido ”.

La organización revisó una foto de su cuerpo que mostraba heridas en el pecho y los brazos, que según el informe, los expertos forenses concluyeron que eran compatibles con disparos con munición real.

Las autoridades han tardado en investigar los informes de violencia y, hasta el sábado, solo cuatro personas habían sido acusadas en relación con dos homicidios que ocurrieron durante las protestas. De los 170 agentes de policía sometidos a investigación disciplinaria, solo dos han sido suspendidos, según Human Rights Watch. Los datos públicos oficiales indican que la mayoría de estas investigaciones son por abuso de autoridad y 13 están vinculadas a homicidios.

La policía también ha sido acusada de violencia sexual y de género. La Defensoría del Pueblo, organismo a cargo de la protección de los derechos humanos, ha informado de 14 casos de agresión sexual y 71 casos de violencia de género, incluidas agresiones físicas y verbales.

La policía ha arrestado a más de 1.000 personas por delitos presuntamente cometidos durante las protestas, pero cientos de ellos fueron liberados bec
Ausente los jueces no encontraron evidencia que los vincule con el crimen o concluyeron que no se les garantizó el debido proceso.

El presidente ha dicho que todos los casos de abuso policial serán investigados y debidamente sancionados. Sin embargo, Duque ha insistido en que son casos aislados.

“Colombia no es un país que viola los derechos humanos, tenemos dificultades, pero las enfrentamos con justicia”, dijo a periodistas el martes la consejera presidencial de derechos humanos, Nancy Patricia Gutiérrez.