Teclalibre Multimedios /

Desde RT en Español/
El Reino Unido podría suspender el suministro de gas a Europa para afrontar su grave escasez en virtud de un plan nacional de emergencia de gas. En caso de llevarse a cabo, este programa amenazaría con agravar la crisis energética en el continente, según informa Financial Times.

De acuerdo con el plan de emergencia, la empresa de electricidad y gas británica National Grid podría cerrar los gasoductos submarinos que conectan con los Países Bajos y Bélgica, y que actualmente funcionan a máxima capacidad exportando 75 millones de metros cúbicos de gas al día, si Londres lo decide como medida en caso de una interrupción total de suministros por parte de Rusia.
Además, en septiembre el país tiene la intención de cerrar los gasoductos para probar este plan. Otras medidas de emergencia destinadas a reducir la aguda escasez de gas incluyen el corte de suministros a grandes consumidores industriales y la petición de reducir el consumo entre la población.

Sin embargo, las empresas gasísticas europeas advierten al Reino Unido de que el rechazo a cooperar con la Unión Europea y el cierre de los gasoductos podría tener un impacto negativo en la nación, ya que aunque el país envía un excedente de suministros al continente en verano –cuando la demanda es baja–, durante el inverno tiene que importar grandes volúmenes de gas.

«Definitivamente, les recomendaría [al Reino Unido] que reconsideraran el corte de la interconexión [en caso de crisis]. Porque si es beneficioso para el continente en verano, también lo es para el Reino Unido en invierno», dijo Bart Jan Hoevers, presidente de la Red Europea de Operadoras de Sistemas de Transporte de Gas. El representante de esta asociación de operadoras señaló que los protocolos de emergencia de la mayoría de los países no están adaptados para ejecutarse ante una crisis geopolítica, ya que fueron desarrollados para interrupciones a corto plazo.