El expresidente de EEUU Barack Obama y su esposa Michelle reaccionaron a la decisión del Tribunal Supremo de EEUU de eliminar el derecho al aborto en EEUU.

La decisión fue tomada este viernes, cuando seis jueces votaron a favor y tres en contra. “Durante más de un mes, sabíamos que llegaría este día, pero eso no lo hace menos devastador”, escribió Obama en su declaración sobre la sentencia.

El Tribunal Supremo de EE.UU., con una mayoría conservadora, emitió este viernes un fallo que revoca la protección al derecho a abortar, que hasta ahora había estado protegida por dos de sus sentencias previas, al considerar que la Constitución no la garantiza.

El fallo de este viernes es relativo al caso «Dobbs contra Jackson Women’s Health Organization», sobre una ley de Misisipi que prohíbe el aborto a partir de las 15 semanas en ese estado, donde solo queda una clínica que ofrece ese servicio.

“Hoy, la Corte Suprema no sólo revirtió casi 50 años de precedentes, relegó la decisión más intensamente personal que alguien puede tomar a los caprichos de políticos e ideólogos, atacando las libertades esenciales de millones de estadounidenses”, escribió Obama en su comunicado.

“En todo el país, los estados ya han aprobado proyectos de ley que restringen las opciones. Así que, si está buscando formas de responder, Planned Parenthood, y la United States of Women y muchos otros grupos han estado haciendo sonar la alarma sobre este tema durante años, y seguirán estando al frente de esta lucha”.

Michelle Obama también compartió sus pensamientos desalentados sobre la decisión de la Corte Suprema de permitir que estados individuales ilegalicen el aborto. La ex primera dama aseguró estar desconsolada por el fallo.

«Así que sí, estoy desconsolada, por la adolescente llena de entusiasmo y promesa, que no podrá terminar la escuela o vivir la vida que quiere porque su estado controla sus decisiones reproductivas; por la madre de un embarazo no viable que es ahora obligados a llevar ese embarazo a término; por los padres que ven el futuro de su hijo evaporarse ante sus propios ojos; por los trabajadores de la salud que ya no pueden ayudarlos sin arriesgarse a ir a la cárcel», agregó Michelle.

Obama intentó inyectar algo de esperanza en los partidarios del aborto, llamándolos a involucrarse.

“Cuanto más permitamos que el pesimismo nos empuje más hacia la impotencia, menos empoderados estaremos para ayudar a crear el tipo de país en el que queremos vivir”, dijo.