Por: Nelson Romero /

La leonelmanía se ha apoderado nuevamente en el comportamiento del pueblo dominicano.

Viniendo de un lejano tercer lugar, en las pasadas elecciones dominicanas, hoy el Partido Fuerza del Pueblo se ha convertido en una organización política poderosa.

Las simpatías de nuestro líder están creciendo tanto que ya, según casi todas las mediciones, está pisando los talones al Presidente Abinader. Y está amenazando con hacer añicos las aspiraciones reelecionistas del lider del PRM.

Si se comparan las encuestas de hoy con las del pasado reciente, nadie en su sano juicio puede negar que el único Partido que crece en nuestro pais es la Fuerza del Pueblo. Los demás van en franco declive.

Naturalmente, estos hechos incuestionables están preocupando y poniendo nerviosos a ciertos políticos del patio.

Danilo Medina ha salido a la palestra, dejando a un lado a los precandidatos del PLD. Sale de su cueva, rompe el silencio y se lanza al ruedo político con un protagonismo inusitado. Hace un esfuerzo extraordinario por recomponer sus maltrechas filas.

Pero el temor mas grande proviene del oficialismo. El Presidente Abinader, hasta hace poco, obviaba referirse a temas políticos. Decía que todo su empeño lo pondría en las ejecutorias de su Gobierno.

Ayer, justamente, salió inesperadamente a la palestra y asumió el debate político.

En un discurso encendido llamó a la militancia del PRM a defender su gobierno. Se ha dado cuenta que muchos de sus seguidores están disgustados porque el Presidente le ha entregado el Gobierno a los popis y a la élite oligárquica. Se ha olvidado de las bases perremeístas.

En la arenga de ayer, el Presidente hizo un pronunciamiento desesperado a los dominicanos para que no miraran hacia atrás.

Sin darse cuenta, el Presidente pisa en una arena movediza.

El pueblo está apreciando todos los días que hoy estamos peor que antes. La vida está actualmente mas cara. La inflación está reduciendo drásticamente la capacidad de compra de la población. La tarifa eléctrica la aumentan despiadamente y los apagones están castigando todos los hogares y afectando al comercio y a la industria nacional. La inseguridad y la violencia campean por doquier.

Por todos los desvaríos y zigzagueos del Ejecutivo, y la incapacidad manifiesta por las autoridades para enfrentar los graves problemas nacionales, la gente los ha etiquetado como ineptos y que no saben gobernar. Hasta dirigentes del PRM han advertido que cómo van las cosas, el actual equipo oficialista no durará mas de cuatro años.

No pueden alegar que las dificultades generadas por la pandemia y los efectos del conflicto armado entre Rusia y Ucrania no lo han ayudado para nada.

Cómo ha dicho nuestro líder, Dr. Leonel Fernández, en época de crisis es que se miden las capacidades de los Presidentes. La crisis crea dificultades y penurias, pero también puede presentar oportunidades para crecer.

Leonel Fernández demostró que, aún manejando tres crisis, el país no retrocedió. Antes al contrario, creció su economía y la población no fue castigada con inflación.

Leonel recibió el Gobierno en el 2004 con la peor crisis bancaria, la tasa del dólar altísima y los precios por las nubes. Una economía paralizada. Y sin embargo, estabilizó el país e hizo crecer extraordinariamente el Producto Interno Bruto.

También enfrentó exitosamente la crisis hipotecaria en el 2008 y nuestro país no sintió inflación.

Igualmente el compañero Leonel, mas adelante, sorteó con maestría
la escalada de los precios del petróleo (llegando a mas de 150 dólares el barril) y las alzas en los comodities o materias primas de las industrías. Tampoco en esa ocasión se presentaron sobresaltos ni inestabilidad en la economía dominicana.

Ya el pueblo está decidido a sacar del Palacio Nacional a los actuales inquilinos y colocar las riendas del poder en manos expertas y confiables. Leonel volverá gobernar para enderezar los desastres perremeístas y traer tranquilidad, esperanza y bienestar al pueblo dominicano.

+1 (809) 764-5096: