SAN SALVADOR.- El desplome global del bitcóin (BTC) duele particularmente en El Salvador, donde el Estado depositó en esta criptomoneda muchos de sus planes de financiamiento y desarrollo.
La más famosa de las criptodivisas llegó a desplomarse hasta los 17.000 dólares el pasado 18 de junio, su precio más bajo en los últimos dos años, y recién logró repuntar, tímidamente, hasta los 20.000 dólares por unidad.
Como suele pasar, el valor del bitcóin repercute en otras criptomonedas, al punto que ethereum y tether también caían, lo cual alarmó a todo el mundo…menos al presidente de El Salvador, Nayib Bukele, que se limitaba a pedir paciencia.
«Veo que algunas personas están preocupadas o ansiosas por el precio del bitcóin en el mercado. Mi consejo: dejen de ver la gráfica y disfruten la vida», tuiteó el mandatario salvadoreño, quien reiteró su confianza en una recuperación significativa del BTC, una inversión que insistió en considerar segura.
La administración Bukele ha destinado unos 105 millones de dólares salidos del erario estatal para adquirir 2.301 bitcoines, desde que dicha divisa comenzó a circular como moneda de curso legal en esta nación centroamericana, en septiembre de 2021.