Con más de 1 millón de muertes por COVID-19, América Latina y el Caribe lucha por conseguir vacunas. En la región el 17% de la población ya ha recibido al menos una dosis, mayoritariamente de la vacuna producida por el laboratorio chino Sinovac, y del británico AstraZeneca. ¿Cómo se están distribuyendo las vacunas?
América Latina es la región del mundo más afectada por la pandemia de COVID-19: tiene una de las tasas de mortalidad más altas, cientos de millones de contagios y un sistema sanitario al borde del colapso.

La situación ha llevado a los países a aunar esfuerzos para lograr la inmunidad colectiva, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) sería posible tras inocular al menos entre un 60% a 70% de la población. Pero hacerlo implica primero asegurar las dosis.

Para dimensionar el panorama, actualmente solo Chile y Uruguay han vacunado a más de la mitad de su población, pero hay otros que no han llegado siquiera al 3%.Además del mecanismo COVAX de reparto de vacunas de la OMS, que facilita el acceso a la inmunización de países en desarrollo, América Latina también ha recibido dosis de laboratorios de China, Rusia y Estados Unidos.

Estos tres países son los que han producido la mayor variedad de vacunas aprobadas por al menos un país para su aplicación. Además, junto a India y el bloque de la Unión Europea, también son los países que más cantidad producen para exportar.

Después de que en mayo India suspendiera la producción de Covishield para atender la crisis sanitaria que flagela al país, China se logró colocar a la delantera: es el país que más vacunas exporta a la región latinoamericana, ya sea a través de ventas o donaciones.El gigante asiático se propuso una meta ambiciosa: ser el gran distribuidor de vacunas sobre todo en los países en desarrollo. China planea producir 2.000 millones de dosis en 2021 y unas 4.000 en 2022, con lo que —según la agencia Télam—, espera cubrir el 40% de la demanda global.
Hasta comienzos de junio de 2021, seis vacunas chinas habían sido aprobadas por al menos un país para su aplicación:
1.RBD-Dimer de Anhui Zhifei Longcom.
2.Ad5-nCoV de CanSino.
3.BBIBP-CorV de Sinopharm.
4.Inactivated de Sinopharm.
5.CoronaVac de Sinovac.
6.SARS-CoV-2 Vaccine (Vero Cells) de Minhai Biotechnology Co.
Solo la BBIBP-CorV del laboratorio Sinopharm ha logrado la aprobación de la OMS, pero China ha exportado más de 750 millones de dosis a 93 países del mundo: 22 millones en donaciones y 732 millones vendidas, según información del China COVID-19 Vaccine Tracker de la consultora china Bridge Consulting al 31 de mayo.
América Latina ha recibido la segunda mayor cantidad de dosis exportadas por el país: 282 millones (9 millones menos que Asia); un millón de ellas en donaciones. La mayoría con destino a los dos países más poblados de la región, Brasil y México, y Chile. A su vez, 190 de las 282 millones de dosis fueron producidas por Sinovac.
Brasil: el gigante que quiere las vacunas de EEUU
A comienzos de junio Brasil registra en promedio 286 contagios y casi 8 muertes por millón de personas al día. Ocupa el tercer lugar entre los países que más han inoculado, después de Chile y Uruguay; según información de Our World in Data (OWD) el 22% de su población está vacunada.
Aunque Brasil es el mayor comprador latinoamericano de vacunas chinas, el Gobierno de extrema derecha militarista de Jair Bolsonaro prefiere utilizar las estadounidenses, incluso pese a que está fabricando la del laboratorio Sinovac.
Según información de la fundación empresarial Consejo de las Américas (CA), hacia finales de mayo Brasil había contratado más de 641 millones de dosis:
1.AstraZeneca-Oxford: 210,4 millones de dosis
2.Pfizer: 200 millones de dosis.
3.Sinovac: 100 millones de dosis.
4.Sputnik V: 80 millones de dosis.
5.Johnson & Johnson: 38 millones de dosis.
6.Moderna: 13 millones de dosis.
¿Qué vacunas adquirió México?
México es el segundo mayor comprador de vacunas chinas en América Latina. El país, que acumula en promedio diario casi 19 contagios y 2 muertes por cada millón de personas, ha vacunado al 24% de su población.