LVIV, Ucrania (AP) — Las tropas rusas controlan alrededor del 80% de la ciudad oriental de Sievierodonetsk, muy disputada, y han destruido los tres puentes que salen de ella, pero los ucranianos aún intentan evacuar a los heridos, dijo el martes un funcionario regional.

Serhiy Haidai, gobernador de la región oriental de Luhansk, reconoció que una evacuación masiva de civiles de Sievierodonetsk ahora “simplemente no es posible” debido a los incesantes bombardeos y combates. Las fuerzas ucranianas han sido empujadas a las afueras industriales de la ciudad debido al «método de tierra arrasada y la artillería pesada que utilizan los rusos», dijo.

“Todavía hay una oportunidad para la evacuación de los heridos, la comunicación con el ejército ucraniano y los residentes locales”, dijo a The Associated Press por teléfono, y agregó que los soldados rusos aún no han bloqueado completamente la ciudad estratégica.

Unas 12.000 personas permanecen en Sievierodonetsk, de una población de antes de la guerra de 100.000. Más de 500 civiles se refugian en la planta química de Azot, que está siendo atacada por los rusos, según Haidai.

En total, 70 civiles fueron evacuados de la región de Lugansk el último día, dijo el gobernador.

Mientras tanto, un general ruso dijo que el miércoles se abrirá un corredor humanitario para evacuar a los civiles de la planta de Azot. El coronel general Mikhail Mizintsev dijo que los evacuados serían llevados a la ciudad de Svatovo, 60 kilómetros (35 millas) al norte en territorio bajo el control de las fuerzas rusas y separatistas.

Dijo que el plan se hizo después de que Ucrania pidió un corredor de evacuación que conduzca al territorio que controla.

Mizintsev, director del Centro de Gestión de la Defensa Nacional, está acusado por Ucrania de violaciones de derechos humanos mientras comandaba tropas durante el largo asedio de Mariupol, el puerto clave de Ucrania en el Mar de Azov, que ha sido tomado por los rusos.

Las fuerzas rusas en las últimas semanas han presionado con fuerza para capturar el área industrial Donbas del este de Ucrania, que limita con Rusia y está formada por las regiones de Lugansk y Donetsk.

“Las pérdidas, desafortunadamente, son dolorosas, pero tenemos que aguantar”, dijo el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy el martes por la noche en su video discurso nocturno. “Mientras más pérdidas sufra el enemigo allí, menos fuerza tendrá para continuar la agresión. Por lo tanto, el Donbas es clave para determinar quién dominará en las próximas semanas”.

Como hace casi todos los días, Zelenskyy abogó por más y más rápidas entregas de armas occidentales, esta vez pidiendo específicamente sistemas de defensa antimisiles.

La viceministra de Defensa de Ucrania, Hanna Malyar, dijo el martes que el ejército solo había recibido alrededor del 10% de las armas occidentales que había solicitado «para crear paridad con el ejército ruso».

“No importa cuánto esfuerzo haga Ucrania, no importa cuán profesional sea nuestro ejército, sin la ayuda de los socios occidentales no podremos ganar esta guerra”, dijo Malyar en una conferencia de prensa televisada.

Dijo que Ucrania usa entre 5.000 y 6.000 proyectiles de artillería al día, mientras que Rusia usa 10 veces más.

En los últimos días, los funcionarios ucranianos han hablado del alto costo humano de la guerra, con los feroces combates en el este convirtiéndose en una batalla de artillería que ha visto a las fuerzas de Kyiv superadas en número y armamento.

Malyar dijo que cada día de retraso significa la pérdida de vidas de más soldados y civiles ucranianos. “Y por lo tanto, lamentablemente, no podemos esperar mucho, porque la situación es muy difícil”, agregó.

Con el conflicto ahora en su cuarto mes, la batalla de Donbas podría dictar el curso de la guerra.

Si Rusia prevalece, Ucrania perderá no solo territorio sino quizás la mayor parte de sus fuerzas militares más capaces, abriendo el camino para que Moscú se apodere de más territorio y dicte sus condiciones a Kyiv.

Sin embargo, un fracaso ruso podría sentar las bases para una contraofensiva ucraniana y una posible agitación política para el Kremlin.

Jan Egeland, secretario general del Consejo Noruego para Refugiados, una de las organizaciones de ayuda que suministra alimentos a los civiles en el Donbas, dijo que los combates de las últimas semanas han hecho imposible la distribución regular de alimentos. Ahora, dijo, los civiles que quedan en Sievierodonetsk “están casi completamente aislados de los suministros de ayuda después de la destrucción del último puente”.

En la región nororiental de Kharkiv, el ejército ruso está tratando de fortalecer sus posiciones y las fuerzas ucranianas también están sufriendo pérdidas dolorosas, dijo Zelenskyy. “Y todavía tenemos que luchar, luchar duro por la completa seguridad de Kharkiv y la región”, dijo.

Según una actualización de inteligencia realizada el martes por el Ministerio de Defensa del Reino Unido, las fuerzas rusas parecen haber logrado pequeños avances en la región de Kharkiv por primera vez en varias semanas.

En otra parte, un oficial militar regional de Ucrania dijo que la defensa aérea del país derribó dos misiles de crucero rusos que tenían como objetivo la región alrededor de Odesa, el principal puerto de Ucrania en el Mar Negro.