Más de 20 millones de estadounidenses viven en una casa prefabricada. Muchos modelos más nuevos son energéticamente eficientes y de alta calidad.

De hecho, una casa prefabricada de calidad puede ser tan eficiente desde el punto de vista energético como una casa construida en el sitio, siempre que esté bien construida con materiales de construcción eficientes desde el punto de vista energético y suficiente aislamiento.

Las casas prefabricadas de bajo consumo energético de hoy en día ofrecen una opción de vivienda asequible, cómoda y resistente.

Las casas prefabricadas están disponibles en una amplia variedad de diseños y planos de planta similares a las casas construidas en el sitio.

Los consumidores pueden elegir entre muchas opciones y características de equipos de bajo consumo, incluidos sistemas de calefacción y refrigeración de alta eficiencia y electrodomésticos ENERGY STAR®. Los consumidores también pueden elegir casas prefabricadas certificadas por ENERGY STAR, que pueden proporcionar facturas de servicios públicos aún más bajas y mayor comodidad.

Y el Departamento de Energía de EE. UU. (DOE, por sus siglas en inglés) adoptó recientemente nuevos estándares de energía para casas prefabricadas que ayudarán a los consumidores a ahorrar hasta $475 en sus facturas anuales de servicios públicos y reducirán las emisiones de carbono en 80 millones de toneladas métricas, lo que equivale al uso de energía de más de 10 millones de viviendas en un año.

Estos estándares de eficiencia de ahorro de costos también brindarán a los residentes entornos de vida más cómodos y aire más limpio para sus comunidades.

Comprar una de las casas prefabricadas de hoy en día puede ser una opción inteligente cuando se busca una casa moderna y de bajo consumo de energía recién construida a un precio asequible. Hay una variedad de opciones de financiamiento y propiedad a considerar, incluidos los programas de préstamos ofrecidos por agencias federales.

Algunas agencias de vivienda estatales o locales tienen opciones de financiamiento adicionales, que incluyen asistencia para el pago inicial y préstamos a bajo interés para prestatarios elegibles según sus ingresos.

El proceso de compra, financiamiento y propiedad de una casa prefabricada puede involucrar decisiones y opciones de financiamiento diferentes a las de una casa construida en el sitio, pero no tiene por qué ser difícil. Consulte la página de recursos de viviendas prefabricadas del DOE para obtener información adicional.

El DOE también ha creado un sitio web centrado en el consumidor con información sobre casas prefabricadas de bajo consumo y opciones de financiamiento, incluido contenido sobre incentivos, subvenciones y programas de préstamos disponibles a través de agencias federales, estados y otros.

El sitio incluye enlaces a recursos para compradores de viviendas prefabricadas que poseen o arriendan sus tierras, así como para quienes viven en comunidades de viviendas prefabricadas, incluidas las cooperativas de propiedad de los residentes.

Los que viven en casas prefabricadas más antiguas pueden sentirse más cómodos y ahorrar dinero en sus facturas de servicios públicos mediante medidas de eficiencia energética, como instalar un mejor aislamiento o actualizar las unidades HVAC.

Y algunos programas de servicios públicos pueden ayudar con la compra de actualizaciones de eficiencia energética. Obtenga más información sobre las actualizaciones para casas prefabricadas de bajo consumo en nuestro sitio Energy Saver.