Por Miguel SOLANO /

Postula la Fiscalia que la masacre de Orlando Jorge cometida por Fausto Cruz podría estar originada al no haber conseguido la aprobación de unos permisos medioambientales para la exportación de unas baterías usadas.

Yo no sabia que exportar basura era un negocio tan monopolizado. Ahora sé que la teoría de los permisos de las granjeras, con el comunicado de Cemento Cibao, quedó enterrada.

También quedó enterrada la teoría del crimen planificado porque la Fiscalía no dice nada sobre la fuga del criminal, quien debió tener encima mucho dinero. ¿Y de eso no se habla? Los abogados de la defensa dirán :

— Magistrado, mi defendido y el agraviado entraron en una agria discusión. Se inició un forcejeo por el arma. En esa lucha, de los 13 disparos, se escaparon seis. Luego el agraviado recibe una herida, no hay control de la situación, mi defendido está prácticamente ciego y los disparos continuaron, llegando al fatal desenlace.

¿Quién lo quería? Nadie lo quería. Allí todo fue defensa propia, lucha cuerpo a cuerpo. Y si mi defendido hoy no es el residente en el campo santo se debe a que superaba al agraviado en fortaleza física.