Una caravana de migrantes partió ayer del estado de Chiapas, en México, con el objetivo de llegar a Estados Unidos. Esto se produjo horas antes de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, anunciara que no asistirá a la Cumbre de las Américas, que  tiene como prioridad la migración, un fenómeno que desde el año 2018 se ha agravado en la región.

Una caravana de cerca de 15.000 migrantes, la más numerosa en lo que va del año, partió a las 6:30, hora local de este lunes, de la ciudad de Tapachula en el estado de Chiapas, ubicado al sur de México, con la esperanza de llegar a Estados Unidos.
Según el director del Centro de Dignificación Humana, Luis García Villagrán, más de 5.000 familias, incluyendo cerca de 93 mujeres embarazadas y 3.000 niños, forman parte de este convoy, que está harto de esperar a que se normalice su situación en una región con poco trabajo.
Los extranjeros, en su mayoría venezolanos, centroamericanos y africanos, llevaban a los niños en brazos, a la espalda, utilizando láminas de plástico o mantas para protegerlos de la intensa lluvia.
En un primer tramo, caminaron más de ocho kilómetros. Lograron pasar el primer retén migratorio donde estaban algunos miembros de la Guardia Nacional (GN) y el Insituto Nacional de Migración, que se limitaron a observar el avance del contingente.
TAPACHULA (MÉXICO), 06/06/2022.- Una persona migrante saluda a un miembro de la Guardia Nacional durante su camino hoy, hacia la frontera norte, en el estado de Chiapas (México). Una inédita caravana de cerca de 15.000 migrantes, la más numerosa hasta ahora, partió este lunes de Chiapas, en la frontera sur de México, rumbo a Estados Unidos, con el trasfondo de la Cumbre de las Américas, que empieza hoy con la migración como prioridad.
TAPACHULA.- Una persona migrante saluda a un miembro de la Guardia Nacional durante su camino hoy, hacia la frontera norte, en el estado de Chiapas (México).
Los migrantes, procedentes de “países que se están derrumbando por la pobreza y la violencia», buscan como primer destino una nueva oficina del Instituto Nacional de Migración (INM) en la que puedan regularizar su situación en México, ya que en Tapachula no consiguen visas humanitarias.

Ellos rechazan la estrategia de México de contenerlos en el extremo sur del país, ya que denuncian que esto ha hecho que sus vidas sean miserables. Muchos están ahora endeudados y desempleados.

Sin embargo, la agencia de asilo del país latinoamericano se ha visto desbordada por el creciente número de solicitantes.

Las políticas restrictivas obligan a los migrantes a legalizar su situación para poder seguir viajando hacia el norte.

En efecto, García Villagrán considera que «es necesario que esta crisis migratoria se atienda conforme a la ley” otorgando “visas humanitarias por un año, inmediatamente, que sean válidas en territorio nacional».

Esta caravana ejerce presión sobre la Cumbre de las Américas, que se celebra entre este lunes 6 de junio y el próximo viernes en Los Ángeles, Estados Unidos.

En esta cita, que tiene como prioridad la migración, se buscará un acuerdo regional en política migratoria.

El Gobierno mexicano reportó este fin de semana un incremento de 89% interanual en el número de migrantes presentados o canalizados por la autoridad migratoria en el primer trimestre de 2022, al sumar 77.626 entre enero y marzo.

En el año fiscal 2021, que terminó el 30 de septiembre pasado, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) detectó a más de 1,7 millones de indocumentados en la frontera con México.

Ese mismo año, el país azteca deportó a más de 114.000 extranjeros según datos de la Unidad de Política Migratoria, cifras no vistas en casi 15 años. Esto refleja el flujo migratorio récord hacia Estados Unidos.

Sin embargo, el fenómeno de las caravanas de migrantes se remonta al año 2018.

Se espera que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anuncie un pacto regional sobre migración a finales de la semana.