Los desminadores rusos están trabajando para limpiar el territorio de la planta de Azovstal en Mariúpol después de que los combatientes ucranianos bloqueados se entregaran a las fuerzas de Rusia.
Se han contratado vehículos blindados especializados para trabajar en las zonas más peligrosas.
«Los trabajos se desarrollan según el calendario previsto, el personal se siente seguro y realiza reconocimientos de ingeniería. Hasta ahora se han destruido más de cien objetos explosivos en dos días, el trabajo continúa», dice un miembro del regimiento de ingenieros en un vídeo publicado por la Milicia Popular de la República Popular de Donetsk (DNR).
El Ministerio de Defensa subrayó que las tropas ucranianas habían minado todo el perímetro de la planta siderúrgica y los edificios de su territorio. Los zapadores rusos encuentran y desactivan campos de minas y trampas de minas antipersona, así como munición sin explotar y armas peligrosas.
El 20 de mayo, el Ministerio de Defensa informó de que el territorio de la planta siderúrgica de Azovstal en Mariúpol había sido completamente liberado. Un total de 2.439 nazis del regimiento Azov y del ejército ucraniano se rindieron.
El túnel de Azovstal de donde los combatientes ucranianos salían a rendirse.
Salida y rendición de los últimos combatientes de la planta de Azovstal en Mariúpol.
Así son los búnkeres de Azovstal, que habían sido liberados anteriormente.
Los túneles subterráneos de Azovstal donde se escondían los nacionalistas.
SPUTNIK/LR