El Reino Unido advirtió que Vladimir Putin podría utilizar el desfile del Día de la Victoria de Rusia, el 9 de mayo, para anunciar la movilización masiva de sus reservas para una última ofensiva en Ucrania.

El secretario de Defensa británico, Ben Wallace, dijo el viernes que el presidente ruso podría declarar una nueva guerra “contra los nazis” en el esperado evento en el que Moscú conmemora el final de la participación de Rusia en la Segunda Guerra Mundial.

“No me sorprendería, y no tengo ninguna información al respecto, que probablemente vaya a declarar en este día de mayo que ‘ahora estamos en guerra con los nazis del mundo y tenemos que movilizar masivamente al pueblo ruso’. Putin, habiendo fracasado en casi todos los objetivos, puede buscar consolidar lo que tiene”.

Algunos analistas habían predicho que Putin quería estar en una posición en la que pudiera declarar algún tipo de victoria el 9 de mayo. Pero con el desfile a solo una semana, eso parece menos probable.

Creo que intentará pasar de su ‘operación especial’. Ha estado preparando el terreno para poder decir ‘mira, esto es ahora una guerra contra los nazis, y lo que necesito es más gente. Necesito más carne de cañón rusa’”, añadió.

Militares marchan en la Plaza Roja (Reuters)Militares marchan en la Plaza Roja (Reuters)

Hasta ahora, Ucrania estima que Rusia ha perdido cerca de 23 mil soldados desde el inicio de la invasión. La Inteligencia británica, que elabora sus propios informes, estima que serían al menos 15.000.

El secretario de Defensa criticó los “patéticos intentos” del Kremlin de encubrir sus pérdidas, y añadió que para Rusia ordenar una movilización masiva de sus reservas sería una “admisión de fracaso”.

Moscú ha evitado especular sobre el potencial cambio de la terminología, pero sí ha salido al paso de las dudas sobre una resolución apresurada del conflicto. “Nuestras tropas no basarán sus actividades de forma artificial en una fecha específica”, zanjó el ministro de Exteriores, Sergei Lavrov, en una reciente entrevista con el conglomerado italiano Mediaset.

El portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, cree que hay “buenas razones” para creer que “los rusos utilizarán todo lo que puedan” para hacer del 9 de mayo una jornada también propicia para la propaganda en relación a Ucrania, por lo que en Washington no descartan anuncios.

Entre posibles hitos que figuran sobre la mesa estarían la anexión de las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk, cuya independencia Moscú ya reconoció apenas unos días antes de la invasión, una declaración sobre la captura total de la ciudad de Mariúpol o la apertura clara de nuevos frentes de batalla en otros puntos de Ucrania como Odesa, según fuentes norteamericanas citadas por CNN.

Continúan los preparativos

El principal acto del Día de la Victoria tiene lugar en la Plaza Roja de Moscú, escenario de un desfile militar en presencia de Putin y de los principales cargos políticos y militares. “No hemos invitado a ningún líder extranjero”, confirmó la semana pasada el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, al anticipar la organización de “un día sagrado para Rusia y el pueblo ruso”.

A las celebraciones de 2021 tampoco asistieron dirigentes foráneos -sólo el de Tayikistán y porque estaba de visita oficial- y entonces Moscú lo justificó por no tratarse de un aniversario redondo. Este 9 de mayo, Rusia conmemorará 77 años de su victoria sobre el régimen de Adolf Hitler, previsiblemente con una nueva exhibición de sus capacidades armamentísticas.

(Sputnik/Reuters)(Sputnik/Reuters)

En 2015, después de la anexión de la península de Crimea, Rusia aprovechó el desfile para presumir de nuevas armas, pero en esta ocasión no se esperan grandes aspavientos desde el punto de vista militar. El propio Peskov ha reconocido una cantidad “significativa” de bajas personales tras el inicio de la invasión sobre Ucrania el 24 de febrero, aunque Moscú no ofrece cifras actuales.

La “desnazificación” de Ucrania ha figurado de forma recurrente entre las justificaciones rusas de la invasión, a pesar de que los objetivos han ido variando después de que las fuerzas rusas no lograsen avanzar en zonas urbanas clave como Kiev. Las operaciones se concentran ahora en “liberar” el Donbás, aunque para ello también se siguen llevando a cabo ofensivas en toda las zonas del este y el sur.

EUROPA PRESS