Teclalibre Multimedios /

REUBLICA DOMINICANA – En los argumentos de su propuesta, la organización política define como discriminatoria e injusta esa prohibición, ya que solo penaliza a las mujeres pobres.

El Partido Alianza por la Democracia (APD) califica como vergonzosa la prohibición absoluta del aborto en la República Dominicana, por lo que propone que se incluya en la reforma constitucional la despenalización del aborto bajo las tres causales y también los derechos ambientales. La APD presentó de manera formal su propuesta en el contexto del diálogo para la reforma constitucional, que coordina el Consejo Económico y Social.

Sobre la despenalización del aborto, la organización política considera vergonzosa su prohibición absoluta, ya que esa realidad se mantiene a contracorriente de las tendencias legislativas más modernas del mundo; lo que nos ubica dentro de un grupo ínfimo de países de nuestro entorno que comparten esa atrasada y penosa situación.

Luz María Abreu, representa de la ADP en la Mesa de Transparencia y Reforma Constitucional, estima que las estadísticas prueban la ineficacia de esta prohibición absoluta; ya que se estima que los abortos inducidos en circunstancias inseguras ocasionan el 13 % de las muertes maternas (4ta causa de muerte materna).

¨Es una prohibición discriminatoria e injusta, pues solo penaliza a las mujeres pobres. Las que económicamente pueden, se practican abortos legales y seguros fuera del país. Remitir la despenalización del aborto a la suerte de una Ley o articulado del Código Penal, es una estrategia política dilatoria que estamos a tiempo de corregir¨, argumenta.

A través de un comunicado de prensa, la alta dirigente de la APD precisa que su propuesta no implica que se obligue a ninguna embarazada a una interrupción de su estado, tras puntualizar que el centro de su propuesta establece que la mujer, niña o adolescente, que no desea parir, contará con el derecho y protección del Estado, salvando así su salud física y psicológica.

¨El Estado, por su carácter laico, no puede ni debe alinearse a creencias, ni que estas se impongan como regla en la construcción de una verdadera democracia. Respetamos y defendemos el derecho a la objeción de conciencia en servidores del sistema nacional de salud¨, agrega.

Dentro de su propuesta como partido, la APD incluyó también que nuestra Constitución consagre la Naturaleza como Sujeto de Derechos. Esto integra el respeto a su existencia, al mantenimiento y regeneración de sus ciclos vitales, estructura, funciones y procesos evolutivos y su restauración.

Explica la organización en su propuesta, que las amenazas que se ciernen sobre la RD, en tanto Estado Insular son graves. Agrega que la legislación actual es insuficiente, a pesar de los esfuerzos y voluntad política.

¨Los beneficios económicos que la explotación pudiera ofrecer no pueden colocarse por encima de los derechos ecológicos y de las generaciones futuras. Los bosques son los únicos sumideros de carbono, es decir los pulmones de la tierra¨, exponen.

La ADP considera que elevar nuestra concepción de la naturaleza a sujeto de derechos, ampliaría el radio de acción para la necesaria Adaptación, en tanto fortalecería, juntamente con los países del área, el reclamo de justicia climática.

¨A nadie escapa que aunque producimos una cantidad ínfima de este tóxico, somos de los países más vulnerables al efecto invernadero que este causa, teniendo que compartir la responsabilidad global de permitir a las nuevas generaciones un planeta similar al que recibimos en préstamo de nuestros antepasados¨, expresa el comunicado.

Sobre el diálogo, la APD considera que constituye una excelente oportunidad para un salto cualitativo en nuestra democracia.

Expresa que de acogerse su propuesta serán complementadas con políticas de educación sexual de calidad, promoción de valores cívicos y familiares, responsabilidad paterna, medidas apropiadas contra la responsabilidad masculina en embarazos no deseados; fortalecimiento de sanciones contra el proxenetismo, la prostitución infantil y la trata de blanca, donde se incuban embarazos no deseados que decantan en abortos inseguros.