S T. PAUL, Minnesota, EE.UU. (AP) — Entre los hallazgos mordaces de una investigación iniciada después del asesinato policial de George Floyd se encuentra que la policía de Minneapolis usó cuentas de redes sociales encubiertas o falsas para monitorear a personas y grupos negros a pesar de no tener una razón clara de seguridad pública para hacerlo. .

El informe publicado el miércoles por el Departamento de Derechos Humanos de Minnesota se hace eco de numerosas revelaciones anteriores de que el FBI y otras agencias de aplicación de la ley han vigilado en secreto, a veces ilegalmente, a personas prominentes y comunidades de color a pesar de que no estaban involucrados en ninguna actividad delictiva.

En general, la investigación de dos años encontró que el Departamento de Policía de Minneapolis se involucró en un patrón de discriminación racial durante al menos una década, que incluyó detener y arrestar a personas negras a un ritmo más alto que a personas blancas, uso más frecuente de la fuerza en personas de color y una cultura departamental que toleraba el lenguaje racista.

Con respecto a las redes sociales, destacó los abusos departamentales que aparecieron en una revisión que abarcó la actividad entre 2010 y 2020.

Los oficiales usaron cuentas “encubiertas o falsas” para buscar y obtener acceso a los perfiles en línea de personas negras, incluido un miembro anónimo del Concejo Municipal y un funcionario electo estatal, según el informe, así como grupos como Minneapolis NAACP y Urban League. La actividad incluyó solicitudes de amistad, comentarios en publicaciones, mensajes privados y participación en discusiones.

“Al hacerlo, los oficiales se hicieron pasar por personas de ideas afines y afirmaron, por ejemplo, que conocieron a la persona atacada en una manifestación o protesta anterior”, dice el informe.

El informe reconoció que las fuerzas del orden pueden tener razones legítimas para rastrear las redes sociales “si existe un claro propósito de investigación para promover la seguridad pública”, y si existen procedimientos claros y mecanismos de rendición de cuentas.

Pero la policía de Minneapolis no cumplió con esos estándares, determinaron los investigadores, al usar indebidamente las cuentas “para vigilar e involucrar a personas negras, organizaciones negras y funcionarios electos no relacionados con actividades delictivas, sin un objetivo de seguridad pública”.

El informe no incluye suficientes detalles para respaldar cargos penales contra agentes específicos o demandas de personas que fueron atacadas, pero algunos observadores dicen que parece probable que el Departamento de Derechos Humanos tenga otra información de la investigación que un abogado podría usar para tratar de construir un caso.

El portavoz Taylor Putz dijo que la agencia no pudo divulgar ninguna información más allá de lo que está en el informe porque el caso aún se considera abierto mientras trabaja con la ciudad para abordar los problemas que identificó.

El portavoz de la policía de Minneapolis, Howie Padilla, dijo que su departamento aún estaba procesando el documento y se negó a hacer más comentarios.

A través de Twitter, la NAACP de Minneapolis expresó su consternación por haber pasado años trabajando con la policía para tratar de abordar los problemas “solo para que MPD continúe estancando los esfuerzos y se dé la vuelta para vigilarnos”.

Andrew Ferguson, profesor de derecho y experto en tecnología policial y vigilancia en la Universidad Americana, dijo que de los muchos ejemplos de mala conducta descritos en el informe, “el abuso de las redes sociales levanta una bandera roja para todos los departamentos de policía”.

“Lo que está sucediendo en Minnesota está sucediendo en muchas jurisdicciones, porque existen pocas reglas y no hay rendición de cuentas”, dijo Ferguson. “La policía hurga en las redes sociales sin límites, convirtiendo nuestras vidas digitales en fuentes de vigilancia. Puede parecer menos violento que algunas de las otras malas conductas policiales, pero sigue siendo violatorio e incorrecto”.

Para Diala Shamas, abogada del Centro de Derechos Constitucionales, las revelaciones son ecos de un programa encubierto del FBI desde la década de 1950 hasta principios de la de 1970, conocido como Cointelpro, que ilegalmente realizaba vigilancia y sabotaje contra grupos de derechos civiles y otras organizaciones, sembrando paranoia . , desconfianza y violencia . Los objetivos incluían al reverendo Martin Luther King Jr., las Panteras Negras, Malcolm X y muchos otros.

Las acciones policiales en Minneapolis, dijo Shamas, equivalen a «tácticas Cointelpro con un toque moderno».

Sin embargo, las agencias de aplicación de la ley en todo el país han estado utilizando la vigilancia de las redes sociales durante años. Una encuesta de 2016 realizada por Urban Institute y la Asociación Internacional de Jefes de Policía encontró que el 70% de los departamentos minaron las redes sociales durante las investigaciones.

Pero las reglas que rigen cómo lo hacen a menudo son opacas, vagas o no son un asunto de registro público.

En un estudio del año pasado de cada jurisdicción de EE. UU. con al menos 100,000 habitantes, los investigadores del Centro Brennan para la Justicia encontraron que solo 35 departamentos de policía tenían políticas disponibles públicamente que de alguna manera abordaban el uso de las redes sociales para recopilar información. De esos, 15 tenían lenguaje que establecía algunos límites en la actividad encubierta o encubierta en línea. Pero varios fueron vagos o establecieron un estándar bajo para la autorización, simplemente requerían la aprobación del supervisor.

“Yo diría que muy pocas, si es que alguna, de las políticas realmente dieron limitaciones sólidas y detalladas sobre el uso de cuentas encubiertas”, dijo Rachel Levinson-Waldman, subdirectora del Programa de Libertad y Seguridad Nacional del Centro Brennan.

Se ha descubierto el uso indebido de las redes sociales por parte de la policía en departamentos más allá de Minneapolis, señaló.

En Tennessee, una demanda presentada por el capítulo estatal de la ACLU expuso el uso de cuentas encubiertas de Facebook por parte de oficiales de Memphis para atacar a activistas de color y defensores de la justicia comunitaria. Un juez federal determinó que violaba un decreto de consentimiento de larga data que prohibía al departamento infringir actividades protegidas por la Primera Enmienda.

Y en California, el Centro Brennan obtuvo registros que mostraban que empresas de monitoreo de redes sociales de terceros habían ofrecido sus servicios al Departamento de Policía de Los Ángeles, incluida la capacidad de crear cuentas furtivas para los oficiales. Si bien la ciudad requiere aprobación para algunas actividades encubiertas en línea, dijo Levinson-Waldman, existen excepciones, como las evaluaciones de amenazas, que permiten a los oficiales eludir la supervisión real o la rendición de cuentas.

Facebook y su empresa matriz advirtieron a ambos departamentos que habían violado los términos del servicio, agregó. Facebook, Instagram y Twitter tienen políticas que prohíben el uso de sus datos para vigilancia, y las pautas de Facebook para la aplicación de la ley prohíben específicamente las cuentas falsas.

Shamas, del Centro de Derechos Constitucionales, dijo que la vigilancia encubierta como la que se practica en Minneapolis y en otros lugares puede tener efectos graves y escalofriantes.

“La idea de que no sabes que la persona con la que te estás comunicando es un informante o un agente encubierto significa que será menos probable que explores nuevas ideas para estrategias y campañas”, dijo, “todas las cosas que son importante para una sociedad democrática”.