Juan Orlando Hernández, El expresidente de Honduras, llegó este jueves a la ciudad de Nueva York, donde enfrentará acusaciones de narcotráfico y tráfico de armas.

El ex mandatario arribó a Estados Unidos acompañado de agentes de la DEA y de U.S., los responsables de coordinar su traslado.

Su hermano Juan Antonio “Tony” Hernández, también enfrenta cadena perpetua en EE.UU. por acusaciones similares.

La noche del miércoles, el Gobierno de Honduras confirmó la coordinación del traslado del expresidente, luego de que se aprobara su extradición.

“El Estado de Honduras en atención al Acuerdo de Extradición que existe con Estados Unidos de América y siguiendo la norma jurídica emanada por la Corte Suprema de Justicia a través del Juez Natural, procederá a ejecutar la orden de Extradición del ciudadano Juan Orlando Hernández Alvarado, el día jueves 21 de abril del 2022”, indicó la autoridad.

El traslado ocurre en una aeronave coordinada por la DEA que saldría esta tarde del Aeropuerto Internacional Toncontin, en Tegucigalpa, la capital hondureña, por lo que se espera su arribo a Nueva York pasadas las cinco de la tarde.

La familia de Hernández confirmó también la extradición así como la contratación de los bufetes de abogados Raymond Colón, Esq. y Daniel Pérez, Esq. El primero es señalado por haber formado parte, como asesor, del equipo que defendió a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

El expresidente es señalado por recibir sobornos de organizaciones criminales, incluido el Cártel de Sinaloa, y haber incluso aceptado pagos de Guzmán Loera.

El caso está fincado en la Corte de Distrito Sur de Nueva York, la misma donde el hermano del expresidente enfrentó juicio y fue sentenciado.

“Reiteramos a la comunidad nacional e internacional la inocencia de Juan Orlando Hernández, víctima de la venganza de los narcotraficantes que él mismo extraditó o que obligó a huir a Estados Unidos a buscar acuerdos con la fiscalía norteamericana para reducir sus penas a cambio de, y en base a mentiras, acusar al expresidente de cometer actos reñidos con la ley de ese país, mentiras que pronto van a ser desvanecidas por el equipo de defensa”, afirmó la familia en su comunicado.

La esposa del expresidente, Ana García, no quiso dar entrevistas ni confirmar si tenía planeado viajar a Estados Unidos para seguir de cerca el caso contra su esposo.

En febrero pasado, el Departamento de Estado informó que seis meses antes había incluido a Hernández en una “lista negra” por acusaciones de corrupción y narcotráfico, pero no señaló si había algún tipo de prohibición de ingreso a la esposa del exmandatario hondureño.

Una fuente cercana a la familia confirmó que, por ahora, la exprimera dama de Honduras se enfocará en coordinar la defensa, pero que no tenía planes inmediatos de viajar a Nueva York.