Frank Robert James, sospechoso de causar el tiroteo y las explosiones que dejaron 29 heridos ayer en el Metro de Nueva York, fue arrestado esta tarde por la policía en el East Village de Manhattan, dijeron funcionarios policiales.

La policía lo identificó en las calles del East Village, reportó Daily News. James, de 61 años, fue arrestado con una orden federal y se enfrentará a la justicia en el Tribunal Federal de Brooklyn. No se conocieron detalles ni cargos de inmediato, y NYPD estaba al momento tomando las huellas dactilares del anciano para asegurarse de que tenían bajo custodia al hombre solicitado, dijo una fuente.

Los teléfonos inteligentes de toda la ciudad resonaron esta mañana al menos dos veces con alertas instando a los neoyorquinos a contactar a las autoridades con cualquier información sobre el sospechoso. En Twitter se publicó un video del momento de la detención: se ve a James esposado por efectivos de NYPD y subido a una patrulla.

Según la policía, el atacante activó dos granadas de humo y luego sacó una pistola en el vagón, disparando 33 veces antes de huir cuando el tren se detuvo en la estación de la línea R en la esquina de 36th St. y Fourth Ave, Brooklyn, ayer poco antes de las 8:30 a.m.

Al menos 10 personas fueron baleadas y otras 20 sufrieron lesiones diferentes y fueron reportadas en condición estable. La policía de Nueva York encontró en la escena una pistola Glock 17 de 9 mm con tres cargadores extendidos y una llave de un vehículo alquilado U-Haul. El auto fue encontrado más tarde sin ocupantes en Kings Highway (Brooklyn), a unas pocas millas de la estación donde sucedió el tiroteo masivo.

La policía de Nueva York dijo que no estaban investigando el tiroteo como un ataque terrorista, pero que se consideraba un incidente de un pistolero activo y prófugo. Hasta ahora se desconoce el motivo de su ataque.

Anoche la policía de Nueva York publicó fotos de James como “persona de interés”, pidiendo ayuda del público para ubicar su paradero. Pero no lo nombraron como sospechoso oficial del ataque hasta esta mañana.

El ataque generó cierre de estaciones e interrupciones en el servicio del Metro al menos hasta anoche. El alcalde Eric Adams, quien se encuentra en cuarentena tras dar positivo de COVID-19 el domingo, anunció ayer mismo que se duplicaría el número de agentes de la policía de Nueva York en el sistema subterráneo, donde ya desde febrero había activado un reforzado plan de seguridad para hacer frente a la violencia.