Casi la totalidad de los más de 1.700 glaciares del hemisferio norte que internan sus frentes helados en el océano –unos flotando y otros en contacto con el fondo– están retrocediendo por el deshielo.    Esa es la conclusión de una investigación reciente de William Kochtitzky y Luke Copland, glaciólogos de la Universidad de Ottawa. Usando imágenes de los satélites Landsat y Terra, los investigadores delinearon manualmente la posición del frente de cada glaciar en 2000, 2010 y 2020.

fotonoticia_20220408141907_420 / TECLALIBRE MULTIMEDIOS

Descubrieron que el 85 por ciento de los glaciares se habían retirado durante estas dos décadas, lo que representa una pérdida total de alrededor de 7.500 kilómetros cuadrados de hielo.

Esa es la conclusión de una investigación reciente de William Kochtitzky y Luke Copland, glaciólogos de la Universidad de Ottawa. Usando imágenes de los satélites Landsat y Terra, los investigadores delinearon manualmente la posición del frente de cada glaciar en 2000, 2010 y 2020. Descubrieron que el 85 por ciento de los glaciares se habían retirado durante estas dos décadas, lo que representa una pérdida total de alrededor de 7.500 kilómetros cuadrados de hielo.

El mapa muestra dónde ocurrieron esos cambios. Las áreas marcadas con grandes puntos rojos perdieron la mayor cantidad de hielo, y los grandes puntos azules fueron los que más ganaron. La mayoría de las pérdidas (62 por ciento) provienen de los glaciares de salida a lo largo de la periferia de la enorme capa de hielo de Groenlandia. Destaca el punto rojo especialmente grande en el noreste de Groenlandia. Se trata de Zachariae Isstrom, un glaciar que perdió 1.453 kilómetros cuadrados de hielo entre los años de 2010 y 2020

«Los cambios en Zachariae Isstrom en Groenlandia son increíbles», dijo Kochtitzky en un comunicado. «Perdía 73 kilómetros cuadrados por año. Eso es casi seis veces más que el glaciar con la segunda mayor pérdida de área».

Los glaciares que terminan en el mar y las plataformas de hielo fuera de Groenlandia también están perdiendo hielo. Por ejemplo, el colapso de la plataforma de hielo Matusevich en el Ártico ruso fue el mayor contribuyente a las pérdidas en el hemisferio norte fuera de Groenlandia.

La plataforma de hielo flotaba anteriormente en el fiordo Matusevich, visible en una imagen adquirida el 3 de agosto de 2021 con Operational Land Imager (OLI) en Landsat 8. El fiordo está ubicado en el lado noreste de la isla Revolución de Octubre en el archipiélago de Severnaya Zemlya. Sus aguas se conectan con el mar de Laptev.

Los contornos muestran la extensión de la plataforma de hielo en 2000 (amarillo), 2010 (naranja) y 2020 (rojo), según lo determinado a partir de imágenes Landsat. En 2000, seis glaciares brotaron de los casquetes polares de Rusanov y Karpinsky, y su hielo glacial se extendió por el fiordo. Entre 2010 y 2020, la plataforma colapsó, expulsando hielo hacia el norte y aislando los frentes glaciares individuales. La plataforma de hielo y los glaciares perdieron casi 160 kilómetros cuadrados de hielo entre 2000 y 2020.

La plataforma de hielo Matusevich se ha derrumbado antes. Investigaciones anteriores describen que se desintegró a mediados de la década de 1980, después de lo cual se volvió a formar y luego se desintegró nuevamente en 2012. Se sabe que los colapsos periódicos generan icebergs tabulares que miden unos pocos kilómetros de largo. Un colapso puede ser provocado por el aire cálido y las temperaturas del océano, que derriten una plataforma desde arriba y desde abajo, lo que hace que se adelgace y se debilite. En períodos en los que hay menos hielo marino adyacente a la plataforma, el hielo glacial queda expuesto y vulnerable a las olas del océano.

deshielo-artico / TECLALIBRE MULTIMEDIOS

Cada glaciar que termina en el mar en el mundo avanza y retrocede en circunstancias únicas, dependiendo de factores como el contacto con el fondo marino o la forma del fiordo. Aún así, el estudio muestra un patrón claro en todo el hemisferio norte. «En total, 123 glaciares que terminaron en el océano en 2000 ahora terminan en tierra», dijo Kochtitzky.

El inventario actualizado de las posiciones de los glaciares es especialmente útil para los estudios de modelado. «Anteriormente no sabíamos el volumen de hielo que se pierde en el océano cada año en forma de icebergs, lo que llamamos ablación frontal», dijo Kochtitzky. «Por el momento, estamos utilizando estos datos para calcular la ablación frontal para proyectos adicionales, algunos de los cuales ayudan a proyectar futuros cambios en los glaciares hasta finales de siglo para limitar el aumento del nivel del mar».

EUROPA PRESS/LR

.