WASHINGTON (AP) — Se sabe mucho sobre las pocas horas que sacudieron la democracia estadounidense hasta la médula. El discurso incendiario del presidente derrotado, la marcha de una multitud enfurecida hacia el Capitolio de los EE. UU., la irrupción, la golpiza a los policías, las amenazas de “cuelguen a Mike Pence”, los legisladores corriendo por sus vidas, la muerte a tiros de la alborotadora Ashli ​​Babbitt. Todo ese caos se desarrolló durante unas ocho horas en un día: 6 de enero de 2021.

Pero a pesar de todo lo que se sabe sobre el día, reconstruir las palabras y acciones de Donald Trump durante ese tiempo no ha resultado una tarea fácil, a pesar de que los movimientos y las comunicaciones de un presidente son monitoreados de cerca .

Hay una brecha en las anotaciones telefónicas oficiales de la Casa Blanca entregadas al comité de la Cámara que investiga el 6 de enero, desde aproximadamente las 11 am hasta las 7 pm, según dos personas familiarizadas con la investigación del Congreso sobre los disturbios. Los detalles aún pueden aparecer; Se sabía que el ex presidente usaba varios teléfonos celulares y, a menudo, pasaba por alto la centralita de la Casa Blanca, haciendo llamadas directamente.

Y en los últimos cuatro meses, ha surgido mucho sobre lo que Trump hizo y dijo el 6 de enero , en mensajes de texto, tuits, videos, llamadas y otras conversaciones.

El siguiente relato se basa en testimonios, cronologías e informes de testigos presenciales recopilados por The Associated Press y The Washington Post y CBS News, y de funcionarios y personas familiarizadas con los hechos que hablaron con The AP bajo condición de anonimato.

DOLOR EN SU NO. 2

Trump ingresó a la Oficina Oval a las 11:08 a.m. Para ese momento, alrededor de 400 manifestantes pro-Trump ya se habían concentrado en el Capitolio. Trump llamó al vicepresidente Mike Pence , su única conversación del día. No salió bien: Trump quería que Pence detuviera la certificación de la victoria electoral de Joe Biden en 2020, y estaba muy descontento de que el vicepresidente no lo hiciera.

Miniatura de vídeo de Youtube

A las 11:38 am, el presidente salió de la Casa Blanca para dirigirse a su mitin en Ellipse, un gran óvalo cubierto de hierba detrás de la Casa Blanca, aproximadamente a una milla del Capitolio. Hacía mucho frío, pero eso no mantuvo alejada a la multitud. Trump subió al escenario a las 11:57 y se dirigió a sus seguidores hasta alrededor de la 1:15 p. m.

Entre las desafiantes palabras finales de Trump: “Luchamos. Luchamos como el demonio, y si no luchas como el demonio no vas a tener más un país. Mis compatriotas, por nuestro movimiento, por nuestros niños y por nuestro amado país. Así que vamos a, vamos a caminar por Pennsylvania Avenue. Y vamos al Capitolio”.

‘ESTÁN TIRANDO POSTES METÁLICOS’

Multitudes cada vez mayores emigraban al Capitolio. Casi inmediatamente después de que Trump concluyó, un oficial de policía del Capitolio pidió refuerzos.

“Nos están tirando postes de metal”, dijo el oficial con voz de pánico. “Múltiples lesiones policiales”.

¿Se dirigiría el propio Trump al Capitolio, como sugirió en su discurso? Al principio no estaba claro, pero su caravana giró para regresar a la Casa Blanca.

A la 1:21 p. m., Trump se reunió con su ayuda de cámara en la Casa Blanca, dicen los registros. Mientras tanto, en el Capitolio, el entonces jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, pidió ayuda a la Guardia Nacional cuando la multitud comenzó a crecer alrededor del lado oeste del edificio y se volvió cada vez más violenta.

Para entonces, las cadenas de televisión habían captado el tumulto y transmitían en vivo mientras la turba rompía las barricadas metálicas de la policía y avanzaba hacia las puertas del edificio donde se encontraban reunidos los legisladores para certificar los resultados de las elecciones presidenciales. Las imágenes surrealistas pronto llenaron las pantallas de televisión en todo el ala oeste, donde los empleados miraban, atónitos.

AISLAMIENTO

A las 2 de la tarde, el Capitolio de los Estados Unidos estaba cerrado. A las 2:11, Pence fue evacuado. A las 2:15, los líderes del Congreso fueron evacuados. A las 2:43, el manifestante Babbitt recibió un disparo cuando intentaba ingresar a la cámara de la Cámara a través de una ventana rota por la mafia.

Aún no ha surgido ningún registro oficial de lo que Trump estaba haciendo durante este tiempo. La próxima entrada en el diario de Trump no es hasta las 4:03 p. m., cuando salió al Rose Garden para grabar un discurso público después de una frenética insistencia.

Pero durante este tiempo, Trump apenas estuvo ocioso. Estaba en contacto con los legisladores y, según sus asistentes, estaba viendo cómo se desarrollaba la violencia en la televisión nacional. Y estaba tuiteando.

A las 2:28, no tuiteó sobre la violencia sino para mostrar su resentimiento hacia su vicepresidente:

“Mike Pence no tuvo el coraje de hacer lo que debería haberse hecho para proteger a nuestro país y nuestra Constitución, dando a los Estados la oportunidad de certificar un conjunto de hechos corregidos, no los fraudulentos o inexactos que se les pidió que certificaran previamente. ¡Estados Unidos exige la verdad!”.

En algún momento, Trump también habló con los legisladores. El republicano Kevin McCarthy dijo a una estación de radio de California que había hablado con el presidente.

“Fui la primera persona en llamarlo”, dijo McCarthy. “Le dije que fuera a la televisión nacional, que le dijera a esta gente que se detuviera. Dijo que no sabía lo que estaba pasando”.

El representante republicano de Washington, Jaime Herrera Beutler, dijo que McCarthy le transmitió esa conversación. Según su relato, cuando McCarthy le dijo a Trump que eran sus propios partidarios irrumpiendo en el edificio, Trump respondió: “Bueno, Kevin, supongo que estas personas están más molestas por las elecciones que tú”.

Trump también habló con el representante de Ohio Jim Jordan y el senador Tommy Tuberville de Alabama, entre otros legisladores republicanos. Tuberville dijo más tarde que habló con el presidente mientras el Senado estaba siendo evacuado. El senador de Utah Mike Lee dijo que Trump lo llamó accidentalmente cuando intentaba llegar a Tuberville.

Otros, incluido el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie, intentaron comunicarse con el presidente pero no lo lograron.

‘HA IDO DEMASIADO LEJOS’

A las 3:14 p. m., un tuit de Trump finalmente hizo una referencia lateral a los estragos. “Pido que todos en el Capitolio de los Estados Unidos permanezcan en paz. ¡Sin violencia! Recuerde, NOSOTROS somos el Partido de la Ley y el Orden: respete la Ley y a nuestros grandes hombres y mujeres de Azul. ¡Gracias!»

En algún momento, se recluyó en el comedor de la Oficina Oval para ver la violencia en la televisión, rebobinando y volviendo a ver algunas partes, según ex asistentes. Al no poder comunicarse por otros medios, los aliados, incluido su exjefe de personal y director de comunicaciones, recurrieron a tuitearle para tratar de comunicarse. El jefe de gabinete, Mark Meadows, estaba recibiendo una ráfaga de mensajes de texto de legisladores, personalidades de Fox News e incluso de los propios hijos de Trump.

“Oye, Mark, los manifestantes literalmente están asaltando el Capitolio. Romper ventanas en puertas. Apresurándose. ¿Trump va a decir algo?”. lee un texto.

“Todos estamos indefensos”, dice otro.

Mientras continuaba la violencia, el hijo mayor del presidente envió un mensaje de texto a Meadows:

“Tiene que condenar este s(asterisco)(asterisco)(asterisco) lo antes posible”, escribió Donald Trump, Jr. en un mensaje de texto.

Meadows respondió: “Estoy esforzándome al máximo. Estoy de acuerdo.»

Trump, Jr. envió mensajes de texto una y otra vez, instando a que su padre actuara:

“Necesitamos una dirección Oval. Él tiene que liderar ahora. Ha ido demasiado lejos y se ha ido de las manos”.

‘¡RECUERDA ESTE DÍA PARA SIEMPRE!’

A las 4:08 pm Trump salió al Rose Garden. A las 4:17 pm, lanzó un video pregrabado con guión, que incluía un llamado a la «paz» y la «ley y el orden» y finalmente les dijo a sus seguidores «tienen que irse a casa ahora».

Pero no lo hicieron. Las cosas todavía estaban fuera de control. De hecho, el edificio del Capitolio no fue asegurado hasta las 5:34 p. m.

A las 6:01, el mensaje de Trump volvió a ser indignado: “Estas son las cosas y los eventos que suceden cuando una sagrada victoria electoral aplastante es despojada sin ceremonias y con tanta saña de grandes patriotas que han sido maltratados e injustamente durante tanto tiempo”, dijo. escribió. “¡Recuerda este día para siempre!”

A las 6:27, regresó a la residencia y comenzó a llamar a sus abogados.

El Congreso no reanudó el conteo de votos electorales hasta las 8 p. m. Terminaron a las 3:40 a. m. y certificaron a Biden como ganador.