WASHINGTON (Sputnik) — El Gobierno de Joe Biden levantó los aranceles e impuestos por el Ejecutivo de Donald Trump (2017-2021) sobre 352 productos chinos como parte de su nuevo enfoque comercial con Pekín, informó la Oficina de la Representante Comercial de EEUU (USTR, en inglés) en un comunicado.

«La determinación se tomó después de una cuidadosa consideración de los comentarios públicos, y en consulta con otras agencias de EEUU», dice el texto, que hace referencia a la intención previamente anunciada por la USTR de eliminar los 352 productos de una lista de 549 que habían sido revisados para su exención de la sección 301 de la Ley de Comercio.

La medida se aplicará con carácter retroactivo desde el 12 de octubre de 2021 hasta el 31 de diciembre de 2022, añade la nota.

En un comunicado anterior, la USTR describió el proceso de exclusión arancelaria como consecuencia de su nuevo enfoque de la relación comercial entre EEUU y China.

La administración de Trump impuso aranceles a cientos de bienes procedentes de China, que respondió con sus propias medidas contra productos estadounidenses, en el marco de una larga guerra diplomática y comercial con el país asiático, supervisada por el mandatario durante la mayor parte de sus cuatro años de gestión.

Biden por su parte ha tenido su propia relación rocosa con Pekín a pesar de los intentos de poner los lazos comerciales y diplomáticos en un mejor camino.

La bandera de China –
Internacional

China afirma estar «en el lado correcto de la historia» en medio de la crisis de Ucrania

Aunque el presidente demócrata ha deshecho la mayoría de las órdenes ejecutivas de Trump sobre inmigración, clima y otros asuntos, dejó intactos algunos de los aranceles originales de su predecesor contra China, indicando que podría utilizarlos para presionar a Pekín para que haga concesiones en materia de comercio y otros asuntos.

En febrero, la representante comercial de EEUU, Katherine Tai, informó que conseguir que Pekín cumpla su compromiso de comprar más productos estadounidenses en el marco de un acuerdo comercial entre ambos países firmado por el Gobierno de Trump ha resultado «extremadamente difícil».

Desde enero de 2020 hasta noviembre de 2021, las importaciones totales de China de productos estadounidenses contemplados en el llamado acuerdo comercial de fase uno entre ambos países se situaron en 221.900 millones de dólares, frente al objetivo de 356.400 millones, según los datos oficiales.