LVIV, Ucrania (AP) — Funcionarios ucranianos rechazaron desafiantemente una demanda rusa de que sus fuerzas en Mariupol depongan las armas y levanten banderas blancas el lunes a cambio de un paso seguro para salir de la estratégica ciudad portuaria sitiada.

Incluso cuando Rusia intensificó su intento de bombardear Mariupol para que se rindiera , su ofensiva en otras partes de Ucrania ha fracasado. Los gobiernos y analistas occidentales ven que el conflicto más amplio se está convirtiendo en una guerra de desgaste, en la que Rusia sigue bombardeando las ciudades.

En la capital, Kiev, los bombardeos rusos devastaron un centro comercial cerca del centro de la ciudad, matando al menos a ocho personas y dejando un mar de escombros en medio de rascacielos llenos de cicatrices. Las autoridades ucranianas también dijeron que Rusia bombardeó una planta química en el noreste de Ucrania, provocando una fuga de amoníaco, y golpeó una base de entrenamiento militar en el oeste con misiles de crucero.

La ciudad sureña rodeada de Mariupol en el Mar de Azov ha visto algunos de los peores horrores de la guerra, bajo los ataques rusos durante más de tres semanas. Las huelgas golpearon una escuela de arte que alberga a unas 400 personas solo unas horas antes de la oferta de Rusia de abrir dos corredores fuera de la ciudad a cambio de la capitulación de sus defensores, según funcionarios ucranianos.

Los funcionarios ucranianos rechazaron la propuesta rusa de salida segura de Mariupol incluso antes de que Rusia cumpliera el plazo de las 5 a. m. hora de Moscú (0200 GMT) para que la respuesta llegara y se fuera.

Miniatura de vídeo de Youtube

“No se puede hablar de ninguna rendición, de dejar las armas”, dijo la viceprimera ministra ucraniana, Irina Vereshchuk, al medio de comunicación ucraniano Pravda. “Ya hemos informado a la parte rusa sobre esto”.

El alcalde de Mariupol, Piotr Andryushchenko, también rechazó rápidamente la oferta, diciendo en una publicación de Facebook que no necesitaba esperar hasta la fecha límite de la mañana para responder y maldiciendo a los rusos, según la agencia de noticias Interfax Ucrania.

El coronel general ruso Mikhail Mizintsev había ofrecido dos corredores: uno que se dirigía al este hacia Rusia y el otro al oeste a otras partes de Ucrania. No dijo qué planeaba Rusia si se rechazaba la oferta.

El Ministerio de Defensa ruso dijo que las autoridades de Mariupol podrían enfrentarse a un tribunal militar si se ponen del lado de lo que describió como “bandidos”, informó la agencia de noticias estatal rusa RIA Novosti.

Los múltiples intentos de evacuar a los residentes de Mariupol y otras ciudades ucranianas han fracasado o solo han tenido éxito en parte, y los bombardeos continúan mientras los civiles intentan huir. Funcionarios de Mariupol dijeron que al menos 2.300 personas han muerto en el asedio, algunas de ellas enterradas en fosas comunes.

Antes de la oferta de rendición rechazada, un ataque aéreo ruso golpeó la escuela donde se refugiaban unos 400 civiles y no estaba claro cuántas víctimas hubo, dijo el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, en un discurso en video el lunes temprano.

“Están bajo los escombros y no sabemos cuántos de ellos han sobrevivido”, dijo. Dijo que Ucrania “derribaría al piloto que lanzó esa bomba”.

La huelga en la escuela de arte fue la segunda vez en menos de una semana que las autoridades informaron de un ataque a un edificio público donde se habían refugiado los residentes de Mariupol. El miércoles, una bomba cayó en un teatro donde se creía que se refugiaban más de 1.000 personas. Se informó que al menos 130 personas fueron rescatadas el viernes, pero no ha habido actualizaciones desde entonces.

Los funcionarios de la ciudad y los grupos de ayuda dicen que los alimentos, el agua y la electricidad se han agotado en Mariupol y que los combates han impedido la entrada de los convoyes humanitarios. Las comunicaciones están cortadas.

Algunos de los que pudieron huir de Mariupol abrazaron entre lágrimas a sus familiares cuando llegaron en tren el domingo a Lviv, a unos 1.100 kilómetros (680 millas) al oeste.

“Se libraron batallas en todas las calles . Cada casa se convirtió en un objetivo”, dijo Olga Nikitina, quien fue abrazada por su hermano cuando se bajó del tren. “Los disparos reventaron las ventanas. El apartamento estaba bajo cero”.

La caída de Mariupol permitiría unir las fuerzas rusas en el sur y el este de Ucrania. Pero los analistas militares occidentales dicen que incluso si se toma la ciudad, las tropas que luchan bloque a bloque por el control allí pueden estar demasiado agotadas para ayudar a asegurar los avances rusos en otros frentes.

Más de tres semanas después de la invasión , las dos partes ahora parecen estar tratando de desgastarse mutuamente, dicen los expertos, con las fuerzas rusas empantanadas lanzando misiles de largo alcance en ciudades y bases militares mientras las fuerzas ucranianas llevan a cabo ataques y ataques. ejecutar ataques y tratar de cortar las líneas de suministro rusas.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, dijo que la resistencia ucraniana significa que las “fuerzas sobre el terreno del presidente ruso, Vladimir Putin, están esencialmente estancadas”.

“Tuvo el efecto de que él movió sus fuerzas a una trituradora de madera”, dijo Austin a CBS el domingo.

Las conversaciones entre Rusia y Ucrania continuaron, pero no lograron cerrar el abismo entre las dos partes, con Rusia exigiendo el desarme de Ucrania y Ucrania diciendo que las fuerzas rusas deben retirarse de todo el país.

Se esperaba que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hablara más tarde el lunes con los líderes de Francia, Alemania, Italia y Gran Bretaña para discutir la guerra, antes de dirigirse más adelante en la semana a Bruselas y luego a Polonia para conversaciones en persona.

En las principales ciudades de Ucrania, cientos de hombres, mujeres y niños han muerto en ataques rusos.

El fiscal general de Ucrania dijo que un proyectil ruso golpeó una planta química en las afueras de la ciudad oriental de Sumy poco después de las 3:00 horas del lunes, provocando una fuga en un tanque de amoníaco de 50 toneladas que tardó horas en contenerse.

El portavoz militar ruso Igor Konashenkov afirmó que la filtración fue una «provocación planeada» por parte de las fuerzas ucranianas para acusar falsamente a Rusia de un ataque químico.

Konashenkov también dijo que un ataque nocturno con misiles de crucero golpeó un centro de entrenamiento militar en la región de Rivne, en el oeste de Ucrania. Dijo que 80 soldados extranjeros y ucranianos murieron, aunque la cifra no pudo ser confirmada de forma independiente. Vitaliy Koval, jefe de la administración militar regional de Rivne, confirmó un ataque gemelo con misiles rusos en un centro de entrenamiento allí el lunes temprano, pero no ofreció detalles sobre heridos o muertos.

En Kiev, ocho personas murieron el domingo por bombardeos en el distrito de Podil, densamente poblado, no lejos del centro de la ciudad, dijeron funcionarios de emergencia. Devastó un centro comercial, dejando una ruina aplastada aún ardiendo el lunes por la mañana en medio de torres de gran altura. La fuerza de la explosión destrozó todas las ventanas del edificio de al lado y retorció los marcos de metal.

En la distancia, el sonido de la artillería resonó cuando los bomberos se abrieron paso entre la destrucción. El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, dijo que los bombardeos rusos también alcanzaron varias casas en Podil. Klitschko anunció un toque de queda en la capital desde el lunes por la noche hasta las 07:00 hora local del miércoles y pidió a los residentes que se quedaran en casa o en refugios. Las tiendas, farmacias y gasolineras permanecerán cerradas.

Las tropas rusas han estado bombardeando Kiev por cuarta semana y están tratando de rodear la capital, que tenía casi 3 millones de habitantes antes de la guerra.

El Ministerio de Defensa británico dijo el lunes que la resistencia ucraniana había mantenido al grueso de las fuerzas rusas a más de 25 kilómetros (15 millas) del centro de la ciudad, pero que Kiev “sigue siendo el principal objetivo militar de Rusia”.

La ONU ha confirmado 902 muertes de civiles en la guerra, pero reconoce que la cifra real probablemente sea mucho mayor. Dice que casi 3,4 millones de personas han huido de Ucrania. Las estimaciones de las muertes rusas varían, pero incluso las cifras conservadoras son de miles.

La oficina del fiscal general de Ucrania dice que al menos 115 niños han muerto y 148 han resultado heridos.

Algunos rusos también han huido de su país en medio de una represión generalizada contra la disidencia. Rusia arrestó a miles de manifestantes contra la guerra, amordazó a los medios independientes y cortó el acceso a sitios de redes sociales como Facebook y Twitter.