Por Euri Cabral /

En estos tiempos tan convulsos, llenos de tantos pecados, tentaciones y anti-valores, la presencia de Dios en los corazones de los seres humanos es un elemento de suma importancia para poder vencer las dificultades y todo lo malo que esta época trae consigo.

Por eso, es un hecho que se repite con frecuencia que alguien con mucha fama, dinero e influencia en algún área de la sociedad, ante las presiones, decepciones y la no comprensión de que fama y dinero no son la esencia de la vida, busquen el camino de Dios para encontrar esa esencia.

Los seres humanos llegamos a los pies del Señor de dos maneras: por dolor o por amor. Aquellos artistas o personajes famosos que la droga, el alcohol, la soledad, las frustraciones y las depresiones les golpean, caminan la ruta del Señor por dolor.

Llegan destrozados, amargados, heridos, solos y deprimidos, pero encuentran una profunda transformación cuando Jesús entra a sus corazones. El caso más reciente fue el de Farruko, el artista urbano boricua que dejó toda su vida desordenada atrás y hoy camina la ruta de Dios.

Otros llegan al Creador por amor. Eso significa que no han tenido que pasar por situaciones de decepción, sino que son amados por Dios desde su nacimiento, que sus familias han sido bendecidas y siguen la ruta del Señor, o que en algún momento, sin estar frustrados por un acontecimiento, encuentran la gran bendición de Dios en sus vidas. Esa la forma cómo llegó Fernando Tatis III.

Fernando Tatis III, con solo 23 años de edad, es ahora mismo una de las grandes figuras del beisbol de grandes ligas.

Recién acaba de firmar un contrato de 340 millones de dólares por 13 temporadas con el equipo de Los Padres de San Diego, para convertirse en el cuarto pelotero mejor pagado del beisbol en la actualidad.

Esta semana Fernando Tatis III, que por ese contrato de más de 18 mil millones de pesos podría pensarse que no necesita nada, dijo con humildad en una entrevista ofrecida a Multimedios del Caribe que “Dios es el centro de su vida” y que todo lo que ha logrado ha sido “por la bendición de Dios”.

El llegó a la fama, la popularidad y la riqueza teniendo a Dios como la mejor protección de todo. Sus padres supieron sembrar el amor del Señor en él y hacerle entender que lo mejor en nuestra vidas, es poner a Jesús como el centro de todo. Y Fernando Tatis III así lo hizo desde niño. Por eso es capaz de decir lo siguiente: “Dios es lo principal en mi vida, es por lo que yo estoy parado hoy en día, es por esas bendiciones que a mí me ha llegado todo, mi contrato y mi supuesta fama”.

Y como hijo de Dios, Fernando Tatis III sabe muy bien que todo es pasajero en este mundo, menos el amor y la protección de Padre Celestial. Por eso, afirma con mucha claridad lo siguiente: “Desde mi temprana edad, gracias a Dios he entendido que esto del beisbol va a pasar y que esto va a pasar muy rápido, y entonces ya, pero la relación mía con Dios es lo que promueve todo”.

La Biblia dice que todos somos pecadores, que no somos perfectos y estamos expuestos a las tentaciones. Fernando Tatis III está consciente de eso y sabe muy bien que Dios es la mejor protección para todas las situaciones difíciles que se les puedan presentar. Por eso, en la entrevista citada dijo: “Dios tiene que cuidarme.

Uno como hombre y teniendo estas tentaciones, uno puede caer. Uno lamentablemente no es perfecto. Yo no soy perfecto. Yo no estoy ni tan cerca de lo que es la perfección. Que Dios me siga cuidando y me libre de los malos ojos”. Estamos convencidos, y oramos por él todos los días, que Fernando Tatis III será cuidado por Dios, porque es un hermoso ejemplo de poner al Padre Celestial como el centro de nuestras vidas y alcanzar éxito, amor y vida plena.

Euri Cabral
Economista y Comunicador
[email protected]