El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este jueves con una subida del 2.3% hasta los US$90.27, situándose en máximos no vistos desde octubre de 2014.

Según datos al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en marzo sumaron US$2.01 respecto al cierre de la sesión anterior.

El petróleo de referencia en EE.UU. se disparó cerca del 20% este año por las tensiones entre Occidente y Rusia debido a la crisis en torno a Ucrania, así como el repunte global del consumo al aliviarse las restricciones por el covid-19.

Esta mañana, el mercado parecía apostar por la recogida de beneficios, pero después volvió a haber presiones alcistas por la llegada de las temperaturas invernales al sur de EE.UU. y los posibles parones de producción que provoque, según los expertos.

“Parece que el petróleo a US$100 no está muy lejos en un futuro distante y eso seguirá generando una creciente presión de líderes de todo el mundo para que la OPEP+ entregue más suministro”, opinó el analista Edward Moya, de la firma Oanda. La alianza OPEP+ decidió el miércoles ceñirse a su plan de aumento de producción en 400,000 barriles diarios en marzo para revertir el recorte histórico de 2020, si bien los analistas dudan de su capacidad para cumplir con las cuotas.

Los inventarios de combustibles en Estados Unidos están en niveles muy bajos para esta época del año y en la última semana se han registrado reducciones tanto en las reservas de crudo como de gasolina y otros productos destilados. Por otra parte, los contratos de gas natural para entrega en marzo bajaron 61 centavos, hasta los US$4.89 por cada mil pies cúbicos, y los contratos de gasolina con vencimiento el mismo mes subieron más de 3 centavos, hasta US$2.64 el galón.