Por Gerssi Ramón Mella Reyes /

Precisamente por tu disposición y gran capacidad de entrega hoy podemos decir somos DOMINICANOS.

La ingratitud y la manipulación, la traición y claro el abuso han sido siempre parte de la historia nacional que hasta a ti te llevaron a la deportación, al abandono y la pobreza.

Hoy sabemos que intereses y pretensiones externas quieren perjudicar tu legado.

En este momento crucial en que tu proyecto de nación sigue siendo mancillado por la corrupción y los intereses mezquinos de mafiosos que quieren apropiarse de lo que no es de ellos, prometemos seguir luchando para reivindicar tus ideales.

Ho que juegan de una forma descarada y vil a qué el pueblo no entienda lo que pretenden, te prometo, Juan Pablo, padre de la patria, que vamos a luchar hasta las últimas consecuencias como tú supiste hacerlo para impedirlo y que nunca habrá fuerza humana que nos detenga.

Y no nos detendrán, porque lo que hay que hacer se materializará, primero por la patria y segundo ella.
Viva la República Dominicana y nuestro padre inspirador y grande. Viva Duarte eternamente.

.
México 26 de enero de 20