TECLALIBRE MULTIMEDIOS/
FUENTE: ACTUALIDAD RT

En el campo de refugiados situado en la frontera de Bielorrusia con Polonia han empezado a levantar carpas para que las mujeres y los niños tengan dónde calentarse y comer, reporta Belta, cuyo corresponsal ha sido testigo de los recientes preparativos, entre los que se incluye la distribución de alimentos y de ayuda humanitaria.

En este lugar, cerca de la aldea de Bruzgui, que ahora también cuenta con un generador eléctrico, trabajan actualmente representantes de distintas instituciones gubernamentales y ONGs, así como voluntarios.

La ayuda se ha hecho llegar a los migrantes por orden del presidente bielorruso Alexánder Lukashenko, que describió la situación como una «catástrofe» e instó a ayudar a los más vulnerables, llamando especialmente la atención sobre la gran cantidad de mujeres que se encuentran en sus últimos meses de embarazo.

Durante una reunión del Consejo de Ministros celebrada este jueves, Lukashenko también ordenó llevar leña al campamento, donde las temperaturas rondan estos días los 5 grados. Asimismo, aseguró que las autoridades atenderán a las mujeres embarazadas y les brindarán asistencia médica en los hospitales cuando llegue el momento del parto.