TECLALIBRE MULTIMEDIOS/
FUENTE: AGENCIA EFE

La caravana de miles de migrantes centroamericanos y haitianos salió esta tarde de la comunidad de Caleras, Arriaga, en el suroriental estado de Chiapas donde descansó cerca de unas 6 horas y retomó su paso con destino a los límites de Chiapas y Oaxaca.

Los migrantes por la mañana tenían planeado ir a la ciudad de Tuxtla Gutiérrez (Chiapas), pero horas más tarde, decidieron avanzar hacia la frontera entre ambos estados.

Los migrantes por la mañana tenían planeado ir a la ciudad de Tuxtla Gutiérrez (Chiapas), pero horas más tarde, decidieron avanzar hacia la frontera entre ambos estados.

Algunos migrantes como Jonathan Cortés han viajado en las plataformas de tráileres, arriesgando a sus hijos y mujeres, pero enfatizó que siempre hay muchas personas de buen corazón y los apoyaron siempre.

Este grupo de migrantes avanzó a paso lento, sin encontrarse con autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM) ni de la Guardia Nacional.

Irineo Mujica Arzate, director de Pueblos Unidos Migrantes (PUM), informó que fueron los migrantes los que votaron para caminar rumbo a Oaxaca.

«Es un poco menos seguro, más difícil, pero las personas prefieren caminar que abordar camiones, pero realmente fue un consenso para ir a esta ruta», dijo.

Los migrantes llegaron alrededor de las 18.10 horas (00.00 horas del domingo GMT) a la comunidad Azteca, cercano a los límites de Chiapas y Oaxaca.

Para los migrantes haber emprendido esta caravana es de mucho sacrificio, los cuales, consideraron, darán resultados.
En la comunidad Azteca, los migrantes compraron agua y comida para poder descansar esta noche y mañana avanzar a su ruta cercana a la zona limítrofe.

En esta caravana aún permanecen unos 4.000 migrantes que han marchado dos semanas desde Tapachula hasta los límites de Chiapas y Oaxaca.